Con su muerte, enluta el gremio de los chefs. Según sus colegas, ella siempre se caracterizó por su bondad y disposición para enseñar

 25 agosto, 2016

El domingo anterior falleció la reconocida chef Alicia Ríos de Molina. Ella perdió la batalla contra el cáncer. Quien fue presidenta de la Asociación Nacional de Chefs en Costa Rica en el 2007, enluta un gremio en el que siempre destacó por su disposición, sonrisas y amabilidad.

Por su forma de ser y constantes esfuerzos, Alicia Ríos se convirtió en todo un referente de la televisión nacional.

Según Miguel Barboza, director editorial de Sabores , Ríos fue la primera chef en aparecer en la pantalla chica. Sin embargo, sus inicios enseñando recetas de cocina se dieron de modo fortuito.

Querida Sin duda, doña Alicia se ganó el afecto tanto de sus colegas como de los televidentes. DIANA CHAVES/ ARCHIVO
Querida Sin duda, doña Alicia se ganó el afecto tanto de sus colegas como de los televidentes. DIANA CHAVES/ ARCHIVO

En los años 70, cuando el programa Teleclub se transmitía por canal 6, su conductora, Inés Sánchez, le extendió una invitación para que participara de un espacio que le enseñara a las amas de casa a hacer artesanías.

“Fue una magnífica mujer; era preciosa. Ella no llegó a cocinar al programa, llegó para hacer manualidades. Todavía me acuerdo de la canastita con la que llegó: llevaba unas flores de papel. Fuimos buenas amigas”, recordó Sánchez.

Con gran cariño, la presentadora de Teleclub rememora cómo fue que se dio la participación de Alicia en la cocina.

“Un día le sugerí que empezara a cocinar. El programa tenía una sección en la que se enseñaban recetas de todo el mundo y como ella era ecuatoriana, la invité para que hiciera platillos de su país natal.

”Ella cocinaba muy bien y a partir de ese momento se metió a aprender más y más de cocina. Todos los días trataba de superarse y ve lo que llegó a hacer. Recuerdo que estudió pastelería, y una vez en el programa hizo un queque de bodas precioso. Sinceramente, me duele mucho su muerte”, mencionó Sánchez

Alicia Ríos llegó al país hace más de cuatro décadas, en compañía de su esposo José Molina –también ecuatoriano– , con quien procreó cuatro hijos ticos: Rommel, Eva, Mirela y Amed. Aunque este país no la vio nacer, ella retribuyó de la mejor manera el cariño que siempre recibió por parte de los costarricenses.

Prominente. Ríos se convirtió en todo un legado para la gastronomía tica. Con sus recetas practicas instruyó a muchas amas de casa, esas que en ocasiones la llamaban pidiendo su consejo porque tenían que preparar una cena de último minuto. Ante el llamado, ella siempre las atendía gustosa, según confesó en una entrevista que le realizaron para el periódico Al Día en el 2007.

Para Ríos no había nada más práctico que acudir a lo que hubiera en el refrigerador y empezar a crear los más deliciosos y sencillos platillos; esos que creaba con un toque de lo que llamaba “magia”.

Así se lo enseñó su mamá, una excelente cocinera quien tuvo en su natal Ecuador un restaurante por casi 18 años. Fue en ese recinto culinario en el que Alicia, inmersa entre ollas y cucharas, sintió el deseo de convertirse en enfermera. Aunque logró su meta, dejó la carrera porque no le gustaba ver a la gente sufrir, según contó a la revista Sabores en el 2010, donde fue parte de una edición especial en la que fue homenajeada.

Al dejar la enfermería de lado, encontró en la cocina de su madre su gran vocación: ese camino la llevó a importantes escuelas de cocina en Ecuador y Estados Unidos en su juventud.

Legado. Sus amigos y colegas han expresado su más sincero lamento ante la pérdida de una maestra y amiga. La chef Carolina Coronado, expresidenta de la Asociación Nacional de Chefs, reconoció el gran aporte realizado por quien consideró más que una amiga, una hermana.

“Yo sigo muy impactada por su muerte. De Alicia puedo decir que siempre representó al país muy bien a pesar de ser ecuatoriana. Lo que mejor deja fue su forma desinteresada de ayudar a la gente, su carácter, su forma de ser. Cuando fue presidenta de la Asociación, hizo una gestión espectacular”, reconoció Coronado.

La noticia tomó por sorpresa a su también homóloga Isabel Campabadal, quien manifestó su conmoción al enterarse del deceso de su amiga y colega.

“Estuve fuera del país, siento mucho enterarme de su muerte. Ella era extraordinaria, humilde y amistosa. La última vez que la vi fue hace como 15 años; a pesar de eso la consideraba mi amiga. La recuerdo como una persona que todo lo daba, era amable, trabajadora... lo siento muchísimo. Ella deja solamente buenos recuerdos”, aseveró Campabadal.

Miguel Barboza, quien compartió con ella en reiteradas ocasiones por los aportes y colaboración que brindaba a Sabores , sacó a relucir el legado de Ríos.

“Doña Alicia fue toda una institución. Nos enseñó recetas internacionales muy fáciles por medio de Teleclub . En Sabores trabajó como colaboradora, era muy querida por su forma de ser: siempre humilde y sencilla. Siempre decía que sí, no se guardaba secretos con sus recetas y no fue egoísta. Aprendimos a comer comida ecuatoriana gracias a ella”, rememoró Barboza.

Con la muerte de Alicia Ríos, el gremio gastronómico pierde una de sus piezas fundamentales. Sin embargo, mantendrá vivo su legado con sus recuerdos y famosas recetas prácticas. Viva intentó conversar con los familiares de Alicia, pero al cierre de la edición no se pudieron localizar.

Etiquetado como: