Miguel Moreira es uno de los mascareros más populares del país. Desde inicios del año 2000, él confecciona máscaras basado en personalidades de la televisión, el fútbol y la política nacional

Por: Manuel Herrera 30 octubre, 2015

En el taller de Miguel Moreira, las miradas de personalidades como Édgar Silva, Pilar Cisneros y Óscar Arias se posan fijamente sobre cualquier visitante. Ninguno pestañea ni habla y todos necesitan de un cuerpo ajeno para tomar vida.

Es fácil reconocerlos, aún cuando este artista –uno de los mascareros más populares del país– exagera los rasgos que caracteriza a cada una de sus “víctimas”.

Moreira vive en San Pablo de Barva, en Heredia, y su afición por confeccionar payasos comenzó a los nueve años. Tiene 52.

Decenas de sus creaciones adornan desde la cochera hasta el cuarto de pilas de la casa de este artista barveño, dueño de la mascarada Los Chapetones.

Las hay de todo tipo, color y tamaño, y aunque no precisa con exactitud un número, estima que la exhibición es de unas 250.

Su colección incluye a la tradicional giganta, a las brujas y a los personajes de las leyendas ticas; sin embargo, la mayoría de sus diseños son inspirados en personalidades de la televisión (nacional e internacional), del fútbol o de la política costarricense.

El taller de don Miguel está lleno de agradables y curiosas sorpresas. Por ejemplo, cerca de los inquilinos de la vecindad de El Chavo cuelga la máscara de Elodia, el querido personaje que popularizó la actriz María Torres, hace 20 años; justo al lado de Lily Munster está la gigante inspiración en fibra de vidrio del expresidente Óscar Arias.

Sobre el exmandatario se observa la réplica del periodista Édgar Silva, la primera máscara de una figura de la TV que creó Moreira, en los albores del año 2000.

Contiguo a la del presentador de Buen día quien renunció ayer al programa por segunda ocasión – está la de los periodistas Ignacio Santos y Pilar Cisneros.

“Hace unos 15 o 18 años hicimos una máscara de un vecino del pueblo y tuvo mucha aceptación de la gente. De ahí empezamos a hacer personajes de la televisión y siempre tratamos de escoger a las personas que sobresalen más en lo que hacen”, justificó el artista.

Vistosos. Miguel Moreira afirma que estas máscaras siempre atraen la atención de la gente en los desfiles y cimarronas. Con este trabajo, el artista también reconoce la trayectoria de estas personalidades.

De esa línea Moreira tiene cerca de 25 máscaras (en toda su carrera suma unas 2.000 creaciones de todo tipo).

Además de las ya mencionadas, en las paredes hay recreaciones del periodista de Telenoticias Marcelo Castro, del exministro de Educación, Leonardo Garnier, y de El Galán, Doña Merry o El Porcionzón, personajes creados por los humoristas ticos Édgar Cartín , Roque Ramírez y Carlos Ramos, respectivamente.

También están los futbolistas Keylor Navas, Bryan Ruiz y Joel Campbell, y más recientemente se incorporó al presidente Luis Guillermo Solís.

Al momento que desempolva algunos payasos que usará para celebrar mañana el Día de la Mascarada Tradicional Costarricense, Miguel Moreira cuenta que su estilo actualiza una tradición que nació en el país en el siglo XVII y que toma fuerza entre los mascareros costarricenses.

Carlos Vargas, quien trabaja en el Ministerio de Cultura y es un artesano mascarero, afirma que esta tendencia es muy común entre otros artistas.

“La mascarada era una representación de la misma gente del pueblo y de las leyendas que se mantenían; luego se fue transformando y se fueron haciendo personajes de la vida pública y de personas sobresalientes. El objetivo es el mismo: homenajear a esas personas que son parte de la comunidad”, explicó Vargas.

Miguel Moreira cuenta que hasta el momento ninguna personalidad le ha reclamado o le ha expresado sentirse ofendido. “Por dicha ninguno se ha enojado. Siempre le damos una carta explicándole el por qué lo tomamos en cuenta. Que yo sepa, a todos les ha gustado”, sostiene.

El mascarero adelantó que su próxima creación en fibra de vidrio será la del astronauta Franklin Chang, pero habrá que esperar algunos meses para ver al científico desfilar por las calles barveñas.

Por lo pronto, no se sorprenda si mañana se encuentra en el Parque de Barva a varias de nuestras estrellas criollas, con grandes cabezas y vestidos con estrafalarios atuendos; ellos se unirán al jolgorio que festeja a las mascaradas ticas y a sus creadores, y se moverán al son del farafarachín.

Días antes al inicio de la fiesta, Viva reunió a algunas de las personalidades en las que se inspiró don Miguel. Leonardo Garnier, Marcelo Castro, Édgar Cartín, Carlos Ramos, Doña Merry y María Torres compartieron con sus “dobles” como un homenaje a todos los mascareros del país.