Ayudar a otros Hoy termina el proyecto Las 40 horas , en el que la radio Los 40 principales busca recolectar 40 litros de sangre

Por: Katherine Chaves R. 30 septiembre, 2014
En total, unas 200 personas se acercaron para ver qué sucedía. De ellas, 135 fueron donantes efectivos. Foto: Melissa Fernández
En total, unas 200 personas se acercaron para ver qué sucedía. De ellas, 135 fueron donantes efectivos. Foto: Melissa Fernández

Isabel Román salió ayer temprano de su casa en San Miguel de Desamparados para hacer unos mandados en el centro de San José.

Ella se dirigía, junto con su nuera y su hermana, a la plaza de la Cultura; sin embargo, a medio camino hizo una parada inesperada en la plaza de la Democracia para apoyar el proyecto Las 40 horas , de la emisora juvenil Los 40 principales, que busca recolectar 40 litros de sangre.

“Para mí, donar sangre es mi actividad favorita. Aunque suene raro, es maravilloso. En mi vida he donado muchísimas veces, tantas que no preciso cuántas”, comentó Román, mientras terminaba de saborear un dulce multicolor que le dieron por donar unos 450 mililitros de sangre.

Ella fue una de las 135 donantes efectivos que se acercaron ayer a un pequeño sector de esta plaza, que estaba cubierto por toldos blancos, camillas especiales y funcionarios del Banco Nacional de Sangre.

Calentar motores. Una móvil de la radio juvenil se instaló, desde las 6 a. m., en ese lugar. Los locutores de la emisora se pusieron la camiseta y, con bromas y música, invitaban a quien pasara por ahí a donar sangre.

Unos tímidos veían curiosos, desde lejos, lo que pasaba; otros, más atrevidos, dejaban de lado la carrera por llegar a su trabajo y se acercaban para preguntar qué sucedía.

El perro Joe, de la unidad de Bomberos de Tibás, llamó la atención de los transeúntes, cuando se ‘robó’ la torta chilena de un locutor. Foto: Melissa Fernández
El perro Joe, de la unidad de Bomberos de Tibás, llamó la atención de los transeúntes, cuando se ‘robó’ la torta chilena de un locutor. Foto: Melissa Fernández

No todos se animaban y de hecho, hasta las 11 a. m., solo 50 donadores habían ayudado a la causa.

“Me da bastante miedo las agujas. Yo solo me saco sangre cuando es justamente necesario, porque me dan pánico. Me descompenso y todo, así que aunque quisiera no puedo ayudar en esto”, comentó Iván Morales, vecino de San José.

A pesar de ello, Morales se quedó en la plaza para ver a los locutores en acción y reír a carcajadas con la entrevista que ellos simularon hacerle al perro Joe, de la unidad canina de Bomberos de Tibás.

“Estoy (aquí) un rato para apoyar espiritualmente a la causa. Me he reído mucho, hasta me dan ganas de donar, pero se me quitan rápido”, bromeó el hombre, de 34 años.

Eso sí, como hoy continúa esta campaña, él prometió que iba a pensar si se atreve o si mejor “eso se lo deja a los valientes”.

Al igual que él, si usted no lo hizo hoy, piénselo: aún tiene la oportunidad de acercarse este martes a la plaza de la Cultura y donar vida.