Arteria josefina fue intervenida por cuatro horas para exhibir árboles vivos

Por: Ana Yancy Flores 24 junio, 2013

El apresurado ir y venir de la plaza de la Cultura se detuvo este sábado por unas cuantas horas, para albergar un bosque simulado que llamó la atención de los transeúntes, quienes pararon para curiosear lo que se estaba gestando en el lugar.

La actividad busca promover la conciencia ambiental entre la población. | PABLO MONTIEL
La actividad busca promover la conciencia ambiental entre la población. | PABLO MONTIEL

Quienes transitaron por la vía ubicada entre el Teatro Nacional y el Gran Hotel Costa Rica se toparon con el Bosque Urbano, una intervención de cuatro horas con la que se dio por inaugurado, de manera simbólica, el proyecto de siembra de árboles en Corredores Biológicos de Costa Rica, promovido por la Fundación Árboles Mágicos , en colaboración con el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) y la entidad bancaria Citi.

Como parte de esta actividad, en este populoso sector de la plaza de la Cultura, los espectadores se toparon con 40 árboles vivos y artísticos, sembrados en estañones.

Las intervenciones artísticas capturaron la atención de cientos de transeúntes. En la fotografía, el grupo Metamorfosis. | PABLO MONTIEL.
Las intervenciones artísticas capturaron la atención de cientos de transeúntes. En la fotografía, el grupo Metamorfosis. | PABLO MONTIEL.

Los árboles nativos –entre los que destacaban algunos conocidos como corteza amarilla, guanacaste, ícaro, uruca y guayabo de monte– fueron exhibidos durante cuatro horas, para que los transeúntes aprendieran sobre ellos.

Otras plantas exhibían fotografías o sus ramas fueron utilizadas para colgar en ellas las huellas estampadas en papel de quienes participaron en la actividad. También hubo un árbol de los deseos, que mostró las peticiones escritas por los transeúntes.

Manifestar el arte. A manera de promover el arte colectivo, los estañones donde estaban sembrados los árboles también fueron intervenidos con tiza por quienes quisieron expresar algo.

Además, con el mural de un río sobre el que se podía rayar, se buscó generar conciencia en torno a la contaminación que está presentando ese recurso natural.

Las manifestaciones artísticas estuvieron acompañadas por música producida a partir de instrumentos étnicos, a cargo del grupo Sonidos de la Tierra. También se presentó el performance El despertar del bosque , inspirado en los animales y protagonizado por el colectivo artístico Los Anamórficos.

Espacio de reflexión. Tanto con la intervención como con la reforestación en corredores biológicos, se pretende acercar la naturaleza a las personas y generar espacios de reflexión ambiental. La primera siembra de árboles masiva se realizará en el Corredor Biológico Paso de las Lapas, donde se plantarán 2.000 especies características de esta zona del país, precisó Giancarlo Pucci, de la Fundación Árboles Mágicos. La actividad está prevista para el 29 y 30 de junio y contará con voluntariado del banco Citi.