Una de las principales atracciones de este destino de aventuras es la carrera de obstáculos en cuerdas altas, pero el parque en el Pacífico ofrece mucho más para los turistas

Por: Manuel Herrera 16 septiembre, 2016
Con un rapel se toca tierra firme tras culminar las pruebas de cuerdas altas.
Con un rapel se toca tierra firme tras culminar las pruebas de cuerdas altas.

La aventura y la adrenalina se fusionaron en un parque que, al mismo nivel de una playa del Pacífico costarricense, promete diversión para niños y grandes desde hace casi un año.

"Aquí lo único que tiene que hacer el visitante es animarse. Lo que nosotros buscamos es que las personas concluyan el objetivo (las 13 pruebas), salgan contentas y digan: ‘¡Lo logré!’", Robert Corea, gestor de Jacó Ropes.

Jacó Ropes es ese destino que nació en octubre del 2015 con el objetivo de ser una opción de entretenimiento para el turista local y el extranjero, por medio de actividades recreativas, deportivas y novedosas.

Bike Park , cuerdas altas, pistas para motocross , canopy y caminatas en senderos son parte de los atractivos de este lugar de aventura, ubicado en Jacó, Puntarenas, contiguo a la carretera Costanera.

El proyecto permite a los visitantes interactuar con la majestuosa flora y fauna que habita en el terreno de 10 hectáreas donde se levantó este parque, cubierto por árboles con gran belleza natural como el espavel, ceiba, higuerón, cedro, corteza, Amarillo, cenízaro, palma real, guachipelín, guarumo, poró y balsa.

Robert Correa, uno de los gestores del proyecto de Jacó Ropes, comentó que una de las atracciones con mayor demanda en el parque son las de cuerdas altas, que funcionan como una carrera de obstáculos en las alturas.

También son comunes las caminatas por los senderos que tendrán como destino final la concurrida playa Jacó.

Casi el final. El paso de troncos es uno de los desafíos finales de las cuerdas altas. Luis Navarro.
Casi el final. El paso de troncos es uno de los desafíos finales de las cuerdas altas. Luis Navarro.

Por los aires. Las cuerdas altas consisten en una especie de circuito de carrera que involucran 13 actividades, todas sobre los árboles.

El particular recorrido pone a prueba no solo la condición física sino también el carácter, empeño y fuerza que cada usuario le imprima para resolver, “en el aire”, cada problema que se presente en el camino.

El inicio de la carrera de cuerdas altas lo marca una escalada de 10 metros de altura. Una vez ascienda, el equipo de Jacó Ropes lo motivará para que culmine el recorrido, que completará alrededor de una hora y media después según sus capacidades para surfear en el aire o mecerse como Tarzán.

Tras escalar el primer árbol y ubicarse casi en su cúspide, los siguientes pasos –y retos– serán comunicarse con los otros arbustos a través de diferentes vías, como los cables del canopy , los puentes colgantes, cuerda floja, llantas, redes, tablas de surf , columpios, caídas libres y troncos, entre otros desafíos.

Una vez que el turista llega al último árbol del recorrido, el descenso a tierra firme será por medio de un rapel.

“Siempre hay un instructor en cada plataforma. Aquí lo único que tiene que hacer el visitante es animarse. Lo que nosotros buscamos es que las personas concluyan el objetivo (las 13 pruebas), salgan contentas y digan: ‘¡Lo logré!’”, refirió Correa, quien recalcó que durante la prueba, cada persona contará con el equipo de seguridad necesario para prevenir accidentes.

Sin olas. Angeline Steller se atrevió a surfear desde lo alto en una de los obstáculos de la carrera de cuerdas altas, el más particular del recorrido. L. Navarro.
Sin olas. Angeline Steller se atrevió a surfear desde lo alto en una de los obstáculos de la carrera de cuerdas altas, el más particular del recorrido. L. Navarro.

Como parte de ese compromiso con la seguridad, Jacó Ropes tiene pólizas de responsabilidad civil, personal capacitado en actividades de cuerdas, instructores capacitados en aventuras en vertical y equipos de protección personal, seguridad en las plataformas y protocolos de emergencia previamente diseñados.

“Nos comprometemos a respetar la seguridad, pero los visitantes también deben acatar las indicaciones”, recalcó Robert Correa antes de precisar que las actividades las pueden desarrollar cualquier persona mayor de cinco años y sin padecimientos complejos de salud o lesiones riesgosas.

Según Correa, las cuerdas altas plantean un ejercicio interesante en términos de integración y fortalecimiento de grupos y equipos de trabajo, de ahí que el sitio se proyecta como un espacio para los famosos team building que comúnmente realizan las empresas transnacionales.

“Las cuerdas flojas mejoran la ampliación de las capacidades de comunicación, la adopción de una perspectiva en conjunto, el desarrollo del aprendizaje en equipo, la capacidad para la toma de decisiones, mejora en la coordinación de acciones e identifica nuevas formas de actuar y observar”, señaló Correa, quien cuenta con vasta experiencia en deportes extremos, de aventura y de atención de emergencias.

Sin miedo. Crystel Steller se desafió así misma al cruzar el puente de teca, una de las pruebas de la atracción de cuerdas altas. Luis Navarro.
Sin miedo. Crystel Steller se desafió así misma al cruzar el puente de teca, una de las pruebas de la atracción de cuerdas altas. Luis Navarro.

Otros datos. Además de cumplir con el instructivo de seguridad del lugar y con el fin de que la experiencia en el parque sea una verdadera aventura, los personeros de Jacó Ropes recomiendan a los visitantes vestir ropa cómoda y fresca, calzar tennis o zapatos cerrados y usar repelente y bloqueador solar.

Robert Correa insistió en que el proyecto nació primeramente para ofrecer alternativas de entretenimiento a los costarricenses, debido a eso los precios de Jacó Ropes son accesibles para el público local. Los paquetes van desde los ¢15.000.

El parque abre de lunes a domingo de 7 a. m. a 5 p. m. y usted puede consultar sobre paquetes y promociones a través de Facebook , al teléfono 2643-4820 o en la página www.jacoropes.com.

El final. Tras culminar las 13 pruebas a tierra firme se llega a través de un rapel, cuya intensidad de la bajada dependerá de su gusto. Luis Navarro.
El final. Tras culminar las 13 pruebas a tierra firme se llega a través de un rapel, cuya intensidad de la bajada dependerá de su gusto. Luis Navarro.