Por: Alessandro Solís Lerici 25 enero, 2013

Tal vez usted haya ido a disfrutar de un arroz cantonés acompañado de un chop suey (algunos le llaman “casado chino”) en algún restaurante de la ciudad. Quizá, mientras saboreaba esa deliciosa mezcla, le haya llamado la atención un carrito con pequeños platos de bambú y platillos que, probablemente, nunca antes haya visto en su vida.

Dentro de ese carrito se sirve, en horas de la mañana, el tradicional desayuno chino: una serie de cientos (y en algunos lugares miles) de bocados que se congregan en un solo menú: el llamado dim sum .

Un platillo para cada momento, o por qué no, varios de ellos de una sola vez: puede probar algo nuevo en cada visita e, inevitablemente, terminará teniendo una gran selección de favoritos.

Los ingredientes son muchos, pero lo esencial es la mezcla que se da entre varios de ellos, así como las diferentes maneras en que se pueden preparar.

Todos los aperitivos del dim sum son ligeros, y saben mejor acompañados por un té. Los ingredientes principales son frutas, vegetales, mariscos y carnes.

Sobresalen también las distintas masas y pastas hechas, en su mayoría, a base de arroz, y en algunos casos de harina.

En países de población propiamente oriental, el dim sum se sirve exclusivamente en las mañanas, pero la mayoría de lugares en Costa Rica que lo venden lo han puesto a disposición de todos, en cualquier momento del día.

Etiquetado como: