Por: Katherine Chaves R. 27 julio, 2014

Nuria Villegas no desayunó porque quería tener el estómago vacío para poder saborear, de principio a fin, uno de los 1.500 chifrijos que regalaron la mañana del sábado en el parque de Tibás.

El festival de ese platillo, patentado por el comerciante tibaseño Miguel Cordero, se realizó en marco de la celebración de los 100 años de ese cantón.

Claudia Mayorga y su hija Ahtziri Muñoz fueron de las cientos de personas que llegaron al Festival de Chifrijo. | JULIANA BARQUERO
Claudia Mayorga y su hija Ahtziri Muñoz fueron de las cientos de personas que llegaron al Festival de Chifrijo. | JULIANA BARQUERO

A eso de las 11 a. m., Villegas llegó con Pablo, su hijo de 7 años, a comprar unas cuantas verduras en la feria, que se realizó frente a la iglesia católica del lugar, y aprovechó para recorrer los diferentes toldos de historia y artesanías en el parque.

“Es bien interesante ver páginas de periódicos en donde informan cosas que sucedieron en este bello cantón tiempo atrás”, comentó la mujer, de 32 años y vecina de San Juan de Tibás.

Cuando el reloj marcó las 11:15 a. m., se vino una lluvia que, aunque empapó los adoquines, no espantó ni al público ni el ambiente tan ameno que había, cortesía de la salsa y la cumbia.

Unos 15 minutos después, Villegas y el resto del gentío corrieron para ver el homenaje que le hizo la Municipalidad de Tibás a Cordero, por su exitosa creación: el chifrijo.

Luego, Villegas hizo una fila de unos 100 metros para poder retirar chifrijos para ella y su hijo. “Está delicioso; valió la pena la mojada, la espera y todo. Es maravilloso celebrar este cumpleaños y ver que mucha gente vino”, aseguró.