27 diciembre, 2013

Poco más de un centenar de personas con insolación, golpes, caídas, cortadas o afectadas por el alcohol fueron atendidas ayer en los puestos que la Cruz Roja instaló a lo largo del recorrido del Tope Nacional.

Entre ellos está el caso de Andrea Retana, una mujer que cayó de su caballo. Ella desfilaba frente al llamado Banco Negro, cuando un descuido de alguno de los espectadores hizo que una silla de plástico se enredara entre las patas del equino.

Susto. Andrea Retana recibió un fuerte golpe al caer de su caballo. E. Vargas
Susto. Andrea Retana recibió un fuerte golpe al caer de su caballo. E. Vargas

Sus compañeros de la Asociación de Criadores de Caballo Costarricense de Paso (Ascacopa) se retiraron del tope tras el colapso.

Solo ocho personas debieron ser trasladadas a centros hospitalarios durante el evento. Uno de ellos cayó de un caballo, otro recibió un golpe de un animal, uno resultó quemado con una máquina de churros y el resto fueron casos médicos.

Según datos de la Cruz Roja, este año se registraron menos incidentes por pleitos entre los asistentes.