Solo uno. Luego de que 23 aspirantes a chef participaran en tres fechas, ayer se realizó la última para buscar el premio de competir en el mundial en Hungría

Por: Allan Andino 23 abril, 2015

La tercera y última eliminatoria del concurso gastronómico Jeunes Chef Rôtisseurs , organizado por la Chaîne des Rôtisseurs de Costa Rica, puso a los últimos jóvenes competidores a dar su mayor esfuerzo, en busca del pase al concurso mundial en Hungría, en el mes de setiembre.

Los jueces de piso,Carlo Di Bartolo y Alexa Quirós vigilaron todo el proceso de preparación de los platos a lo interno de la cocina. Higiene, manipulación de alimentos y trato con los asistentes fueron puntos a calificar. Eyleen Vargas.
Los jueces de piso,Carlo Di Bartolo y Alexa Quirós vigilaron todo el proceso de preparación de los platos a lo interno de la cocina. Higiene, manipulación de alimentos y trato con los asistentes fueron puntos a calificar. Eyleen Vargas.

Seis estudiantes de la carrera de Gastronomía estuvieron tres horas en las cocinas de la Universidad Latina en Heredia, para preparar una entrada, un plato fuerte y un postre, y tratar de ganarse el visto bueno del jurado.

Fabiola Picado, de 21 años y vecina de San Isidro de Heredia, logró vencer la presión del tiempo gracias a la ayuda de su asistente, mientras trabajaba entre ollas, alimentos y cuchillos.

“Me tocó un chico asistente pero fue una maravilla. Me ayudó un montón. Entré en pánico al principio, porque empecé haciendo el postre, que llevaba más elaboración, y la crema dulce no me subía. Era una de las bases del postre. Me tranquilizó, le pusimos hielo y todo mejoró. De hecho, a los jueces les encantó”, contó la joven, orgullosa de haber terminado su prueba.

Ella preparó un bavarois de chocolate y frutos rojos.

Entre los jueces estaba el artista y chef Miguel Casafont, quien explicó que se fijaron en aspectos como presentación del plato, sabor, textura, y el menú que presentó el estudiante concuerde con lo que se degusta.

“Muy importante es el elemento sorpresa, eso que no vemos pero descubrimos al probarlo”, contó Casafont.

Juan Pablo Monge, juez y chef pastelero, dijo que evaluaron términos de la cocción, consistencia de las salsas y las técnicas de azúcar que se usaron en los postres.

“Hoy estuvo bastante ruda la competencia. Se sintió el nerviosismo dentro de los estudiantes y eso nos preocupa de cara al que vaya a la final en Hungría”.