Saúl Umaña y David Moya pondrán a prueba su creatividad en un certamen en el que deben preparar res y pescado utilizando ingredientes sorpresa

Por: Gloriana Corrales 4 septiembre
Saúl Umaña tiene 25 años y labora en el Taller Gastronómico El Punto, en Guachipelín de Escazú. ADRIáN SOTO.
Saúl Umaña tiene 25 años y labora en el Taller Gastronómico El Punto, en Guachipelín de Escazú. ADRIáN SOTO.

Los chefs Saúl Umaña, del Taller Gastronómico El Punto, y David Moya, de Antik, empuñarán la bandera tricolor para dejar en alto el nombre de Costa Rica en el torneo Maestros de la Cocina, que se desarrollará en Buenos Aires, Argentina.

Allí, medirán destrezas junto a otros chefs de ese país latinoamericano y de Chile, Uruguay, Perú, Brasil, Colombia, Paraguay y México.

En la competencia, que tendrá lugar los días miércoles y jueves según sorteo, Umaña y su ayudante deberán preparar lenguado y rib eye con la modalidad de "caja sorpresa"; es decir, con una serie de ingredientes que serán revelados cuando lleguen a la cocina.

Las duplas dispondrán de cuatro horas para realizar bandejas de presentación y cuatro platos de restaurante, los cuales serán degustados por un jurado en el que participará Alejandro Madrigal, director de Gastronomía Esencial y gerente de Comunicaciones de la Asociación Nacional de Chefs.

"Siento un poco de nervios porque no sé exactamente qué clase de materia prima voy a encontrar en la caja

sorpresa", dice Umaña, quien resalta la importancia de cuidar los detalles de manipulación, presentación y sabor de ambas carnes.

"La verdad, me encanta improvisar, porque así puedo medir mi creatividad. Por ahí llevamos un punto a

favor porque a los dos cocineros que estamos representando al país nos gusta bastante eso de poner a prueba nuestras capacidades con cosas así tan repentinas, que en realidad es lo normal en una cocina", agrega.

Según el chef, el reto del lenguado es hallar el punto correcto de cocción. "En Argentina están muy acostumbrados a comer este pescado, entonces eso podría generar un mayor nivel de exigencia", dijo.

Al rib eye, por su parte, lo llevarán a término medio para garantizar que las grasas estén bien cocinadas, a la vez que mantenga la esencia y sus jugos.

"Lo más importante que podría ganar no es algo mío, sino una exposición a nivel país de nuestra gastronomía. Se pueden abrir puertas para los jóvenes chefs que vienen de camino o para los que ya están, y exponer a Costa Rica en el mapa gastronómico mundial", asegura.

Alejandro Madrigal (izquierda) participará como jurado de la competencia.Roberth Guillén (con gorro), de la Asociación Nacional de Chefs, coleboró con el proceso de preparación de Umaña y de David Moya (a la derecha).
Alejandro Madrigal (izquierda) participará como jurado de la competencia.Roberth Guillén (con gorro), de la Asociación Nacional de Chefs, coleboró con el proceso de preparación de Umaña y de David Moya (a la derecha).

En octubre, Umaña también viajará a México como semifinalista del certamen S. Pellegrino Young Chef 2018, que premia a jóvenes talentos en el arte culinario.

"(Maestros de la Cocina) podría servir como una prueba competitiva y de preparación para un certamen de un peso tan grande a nivel mundial", manifestó el chef.

Etiquetado como: