Por: Allan Andino 3 octubre, 2014
Exótico. El carpaccio es uno de los platos con cebolla morada. Eyleen Vargas/ Locación, Vietnam Coast, Plaza Florencia, Escazú.
Exótico. El carpaccio es uno de los platos con cebolla morada. Eyleen Vargas/ Locación, Vietnam Coast, Plaza Florencia, Escazú.

Alguna vez la hemos comido, y, si no es así, por lo menos sabemos que es muy buena para hacernos llorar.

En realidad son más los beneficios que los ratos amargos los que nos puede hacer pasar la invitada de hoy: la cebolla morada.

Esta hortaliza tiene la particularidad de estar presente en platillos tan exóticos y elaborados como en recetas fáciles de preparar.

Cruda o caramelizada, la cebolla morada guarda importantes nutrientes que son fundamentales para nuestro organismo.

Solo para despertar el paladar Michael Padilla, chef del restaurante Vietnam Coast en Plaza Florencia en Escazú, dio algunos ejemplos del variado menú que ofrece a base de este producto.

“Tenemos el carpaccio de carne con cebolla morada cortada en julianas. Esto lleva mano de piedra cortada bien fina, una cucharada de ajo procesado, azúcar, sal y una cucharada de mix vietnamita (mezcla de especies). Lo cocinamos en una olla y la carne debe cocinarse solo en los bordes.

”En un plato aparte se hace una cama de lechuga y se agrega la cebolla morada marinada con culantro picado y una cucharada de maní picado. Es un plato muy saludable. Lleva vegetales y menos de una cucharada de aceite”, contó.

Si lo que quiere es una sopa está el Po Thai. En un sartén, explicó el chef se cocinan la cebolla, el cebollino y culantro picado. Se le agrega carne o pollo (previamente cocinado). El plato lleva un derivado de hierbas, conformadas por albahaca, frijol nacido o brote de soya, culantro coyote y culantro castilla, más unas rodajas de chile jalapeño. “Cuando usted vacía el caldo caliente sobre la carne y la cebolla, se sueltan los nutrientes”, dijo.

Cruda o cocinada.

Según el chef Rafael Calderón, del programa Al sazón de Rafael , de canal 13, la cebolla, en este caso la morada, tiene la particularidad de darle sazón a los platillos.

“Una salsa sin cebolla se siente. Cruda tiene un sabor muy fuerte, muy agresivo. A la hora de cocinarla se carameliza el azúcar y de ahí vienen los diferentes sabores. La cebolla morada es buenísima para prevenir enfermedades del corazón porque tiene antioxidantes, por eso el color morado”, contó.

Algo fácil de preparar es un escabeche o un pico de gallo. Se pica la cebolla marinada con limón fresco, culantro y sal.

“Este alimento no puede faltar en las preparaciones. Hay que comérsela lo más cruda posible, para aprovechar al máximo los beneficios que contiene. Cocinada pierde algunos nutrientes”, agregó el chef que compite en Dacing with the Stars .

Otra receta fácil de preparar en casa es la sopa de cebolla. Usando unas cuatro o cinco de éstas en una olla, súmele dos cucharas de mantequilla, una de harina.

Se cocina la cebolla por 15 minutos en esa mezcla hasta que quede bien dorada, aconsejó Calderón. Luego agregue una ramita de laurel y tomillo, y ya cuando esté bien dorada incorpore un litro de caldo de res, que puede ser de paquetito.

Sal y pimienta al gusto y tiene un plato recomendado para cuando alguien está resfriado.

Valery Barquero, de Val's Family Nutrition Center en Alajuela, explicó que las personas prefieren la cebolla morada a la blanca porque el sabor de la primera es más dulce, más tolerable si se consume cruda (ideal para que no pierda sus nutrientes).

En cuanto a beneficios, la nutricionista afirma que esta cebolla tiene muchos efectos medicinales: ayuda a combatir infecciones y es antiinflamatorio. Además, tiene vitaminas A, B, C y E y minerales como magnesio, fósforo, cobre y zinc.

“Hay dos sustancias que tiene la cebolla morada que son las más importantes: los flavonoides y antocianinas. Ellos son antioxidantes por lo tanto se dice que ayuda a mantener la salud cardiovascular. Se utiliza para tratamiento de hipertensión, para combatir y tratar alergias, como por ejemplo en pacientes con asma, tos, bronquitis y catarro”, detalló la nutricionista.

Y como si esto fuera poco, es un diurético natural que ayuda a eliminar los líquidos del cuerpo, ayuda a controlar el nivel de azúcar en la sangre y conserva propiedades que reducen la absorción de grasas.

Es ideal para combatir el colesterol y los triglicéridos.

Por eso, la próxima vez que pique una cebolla de color morado, aguante las lágrimas y piense que será su aliada para el desarrollo de defensas en su cuerpo.