Por: Gloriana Corrales 31 agosto, 2013

La actriz Winona Ryder entró a la tienda Saks Fifth Avenue, en Beverly Hills, el 12 de diciembre del 2001. Salió un rato después con varias prendas y accesorios en sus manos que sumaban casi $5.600, pero no pagó por nada del botín.

El escándalo invadió la vida de la estadounidense, cuando la prensa se enteró de que fue arrestada.

¿Por qué lo hizo? ¿Por qué robó una serie de artículos por los que fácilmente hubiese podido pagar con su tarjeta?

La razón es muy sencilla: Winona Ryder no puede controlar sus impulsos de tomar lo que no es suyo; ella es cleptómana.

El psiquiatra Francisco Gólcher precisó que esta manía consiste en una necesidad irresistible por robar objetos que los pacientes no necesitan y que, usualmente, tienen poco valor.

“El problema está más relacionado con la impulsividad, no pueden controlar el impulso y sienten placer de robarse algo”, explicó.

Un año después del incidente, la actriz fue condenada a tres años de libertad condicional y al pago de $6.355 a la tienda afectada.

Ella cumplió las 480 horas de servicio comunitario exigido por la Corte, en el Centro Médico City of Hope de Los Ángeles. Además, se sometió a terapia para tratar la cleptomanía.

En el 2007, Ryder habló por primera vez del incidente y dijo no sentirse culpable, pues no le hizo daño a nadie.