16 febrero, 2016
El grupo californiano retomó el sábado su gira internacional que fue brutalmente interrumpida con los atentados
El grupo californiano retomó el sábado su gira internacional que fue brutalmente interrumpida con los atentados

París

Eagles of Death Metal, el grupo que tocaba en la sala Bataclan de París la noche de los atentados del 13 de noviembre, regresa el martes a los escenarios parisinos con un concierto cargado de emoción al que fueron invitados los supervivientes de la masacre.

A pesar de las fuertes medidas de seguridad previstas y la presencia anunciada de psicólogos, el vocalista de la banda Jesse Hughes dijo que será "un concierto de rock normal". "Nos vamos a divertir", prometió.

"Para mí, el rock'n'roll, siempre ha sido divertido. No voy a dejar que nadie me quite eso", añadió.

El grupo californiano retomó el sábado su gira internacional que fue brutalmente interrumpida con los atentados perpetrados en París hace tres meses. En total, 90 de las 130 personas que murieron en los atentados perecieron en esta sala de conciertos que aún permanece cerrada.

Eagles of Death Metal (también conocida por su acrónimo EODM) se presentará en la mítica sala Olympia de París, en presencia de supervivientes de la matanza y allegados de las víctimas, que fueron invitados por la producción.

A principios de diciembre EODM interpretó dos temas al final de un concierto de U2 en París, pero el concierto de este martes será el primero que dará el grupo en Francia desde la masacre. Como en el Bataclan, el duo austriaco White Miles abrirá el recital.

Para Jesse Hughes este concierto será una "terapia". Pero para algunos supervivientes es a veces más delicado.

"Hay personas que lo consideran importante, forma parte del proceso de reconstrucción, pero hay también mucha gente para la que es demasiado pronto o que no está en condiciones", estimó Alexis, miembro de la asociación "Life for Paris", que agrupa a 500 supervivientes.

"Para muchos, yo entre ellos, será una decisión de último minuto", agregó.

Clotilde, otra superviviente del ataque en el Bataclan, decidió no asistir, pese a que recibió una invitación. Todavía conmocionada, dice estar más asustada que tranquila con el importante dispositivo de seguridad anunciado.

Las autoridades instalarán un perímetro de seguridad alrededor del Olympia. Un "perímetro sagrado" en el que no podrán acceder vehículos o peatones, a excepción de quienes tengan entradas para la gala.

Para Carole Damiani, psicóloga y directora de la asociación "Paris Aide aux victimes" (París Ayuda a las víctimas), los supervivientes, algunos de los cuales no han ido a un concierto desde los atentados, podrían revivir el traumatismo del 13 de noviembre y tener reacciones inesperadas.

Para ayudarlos, "un equipo de unas treinta personas, incluyendo psicólogos", estarán presentes durante toda la velada, indicó. Si sienten la necesidad, pueden decidir no ir o salirse de la sala, señala esta psicóloga.

Jesse Hughes asegura "entender lo que sienten las personas que no pueden venir". "Regresaremos", promete el líder del grupo, quien espera poder hablar con algunos supervivientes el martes.

El grupo dijo que espera ser el primero en dar un concierto en el Bataclan cuando la sala vuelva a abrir sus puertas, posiblemente a finales de 2016.