Teatro Abya Yala presenta nuevamente un exitoso espectáculo de teatro, performance y danza, en un diálogo íntimo con su público

Por: Fernando Chaves Espinach 12 septiembre, 2015

El espectador no va simplemente a ver Vacío ; asiste a una experiencia. Para su directora Roxana Ávila, ha adquirido connotaciones de ritual, uno que hurga, con ternura, en las raíces del teatro: la comunicación entre persona y persona.

Espectáculo. En Vacío , podemos ver cantando a Grettel Méndez, y bailando a artistas como Monserrat Montero, Erika Mata y Ariana Cuéllar. Jeffrey Zamora.
Espectáculo. En Vacío , podemos ver cantando a Grettel Méndez, y bailando a artistas como Monserrat Montero, Erika Mata y Ariana Cuéllar. Jeffrey Zamora.

Vacío , una de las obras más exitosas de Teatro Abya Yala , se presentará de jueves a domingo, hasta el 27 de setiembre, en el Teatro Universitario .

En ella, 17 mujeres artistas combinan teatro, danza, performance y música en un acercamiento poético a la locura, perfumado de té, calentado por intimidad de textos y sonidos muy personales.

Vacío es una obra que se llena cada vez que se presenta. Quiere decir que hay un público al que no hemos saciado aún”, dice Ávila. Se ha presentado en España, Cuba y otros países; para las artistas lo principal es que las renueva.

“Volvemos a la esencia del teatro que es un acto de comunicación humana profunda”, considera Ávila. “Pasa algo durante el evento. Las personas salen muy conmovidas, muy tocadas. Para nosotras es muy importante entender que eso nos conmueve tanto también. Una siente que le pasa algo a nivel emocional. Las que lo creamos también somos parte de ese cambio. Hay necesidad de estar revisitando ese lugar de enorme fragilidad, de corazón muy abierto, de perdonar a las madres, de cumplirles a estas mujeres del HNP la posibilidad de tener una voz. Es una obra que no es normal en el sentido de que uno va, compra un tiquete y sale. Pasa algo durante el evento ”, añade.

No se trata de una obra con protagonista, conflicto e historia lineal. Más bien, aspira a envolver al espectador (65 por función, nada más) en una atmósfera que le permita abrirse a los estímulos ,constantes y diversos. Hay música en vivo, danza aérea...

‘Al romper esas expectativas de lo que es teatro, no sabe donde colocarse. Los textos son muy específicos, las canciones son muy específicas, cambios de tesitura tonal del intérprete. El espectador se ve herido desde muchos lugares sin darse cuenta’, comenta la directora.

“Las mujeres se acercan al público; les dicen al oído cosas de manera secreta. Se produce una conmoción en el ámbito humano; es alguien que te interpela como humano, comunicando de manera profunda”, describe Ávila.

Para las intérpretes, es una forma distinta de desafiarse: “No lo pueden hacer desde un lugar de actriz. Lo tienen que hacer desde su corazón abierto”, asegura la directora.

Las funciones se realizarán los días jueves, viernes, sábados y domingos del 11 al 27 de setiembre, a las 8:30 p. m., en el Teatro Universitario (San Pedro). Las entradas valen ¢5.000, general, y ¢4.000, estudiantes y ciudadanos de oro. Solo son 65 espacios; reserve en 2511-6722 o en info@teatro-abyayala.org.