Libro de obra de teatro de Harry Potter se puso a la venta la medianoche de este domingo y la fiebre se activó una vez más

Por: Carlos Soto Campos 1 agosto, 2016
Evento de lanzamiento en la Librería Internacional de Escazú.
Evento de lanzamiento en la Librería Internacional de Escazú.

Kimberly Alfaro está en Multiplaza Escazú, esperando en una fila para comprar un libro. Se trata de Harry Potter and the Cursed Child, el texto de una obra de teatro basada en la saga que hizo famosa a la escritora J.K. Rowling.

“La mayoría creíamos que ya se había terminado (la saga), y cuando J.K. nos dio la noticia de que había otro libro más, fue un boom para todo corazón de fan”, explicó Alfaro, de 18 años.

Muchos de estos corazones ansiosos visitaron la Librería Internacional el sábado 30 por la noche para comprar su libro (¢14.800), pero no lo tendrían en sus manos hasta que el reloj diera las doce.

“Lo primero que haré con el libro en las manos, es olerlo; creo que es la actitud de cualquier lectora. Deberían hacer un perfume con ese olor”, agregó Alfaro. Rowling es de las escritoras que supera la idea de que “ya nadie lee”. Haciendo fila, tomándose fotografías y conociendo a otros fans hay padres con sus hijos, adolescentes y adultos jóvenes.

Algunos van vestidos como estudiantes de Hogwarts, la escuela de magia y hechicería a la que pertenecían Potter y sus amigos, y otros solo llevan una modesta bufanda.

Los que no venían disfrazados tomaban prestadas bufandas y sombreros de mago que dispuso la librería para fotos.

Muchas familias registraron su visita con fotografías. Melissa Fernández.
Muchas familias registraron su visita con fotografías. Melissa Fernández.

Una vez más. La última vez que sucedió algo así fue el 21 de julio del 2007, en esta misma librería. Ese día, se publicó la versión en inglés de Las Reliquias de la Muerte, sétimo libro –y supuestamente, el último– del ciclo mágico. En español se llamará Harry Potter y el legado maldito.

Las Reliquias de la Muerte luego se dividió en dos películas que terminan con Harry Potter ya casado y con dos hijos. Uno de esos hijos, Albus, es el protagonista de esta nueva historia.

El libro de The Cursed Child que se vende en el país a partir de este 31 de julio es una obra de teatro en inglés escrita por los guionistas Jack Thorne y John Tiffany, supervisados por Rowling.

El 30 de julio inició oficialmente la temporada de la obra en el Palace Theatre de Londres. La revista londinense Time Out reportó que 175.000 boletos para estos primeros tres meses de funciones se agotaron desde octubre.

El teatro reservó algunos boletos para los espectadores que no lograron conseguir entradas en octubre y que han estado atentos a su sitio web, pero la fiebre por la salida del libro aumentó la expectativa y las dificultades para verla. Está dividida en dos partes, una de dos horas y cuarenta minutos y otra de 2 horas y 35 minutos. Los espectadores pueden escoger ir dos días al teatro o ver las dos partes en un solo día.

The Cursed Child ha tenido éxito entre la crítica británica y se espera que la obra llegue a Broadway, Nueva York, en el 2017.

Reencuentro. El libreto de The Cursed Child tiene 320 páginas. Para este 31 de julio, la Librería Internacional preparó tres horas de actividades como pintacaritas, concurso de disfraces y trivias, para atraer una vez más a su público.

“Llegué a las 8:30 p. m.: me ganó la ansiedad. Yo crecí con Harry Potter, fueron los primeros libros que me leyeron cuando yo estaba pequeña y los primeros que leí cuando ya pude hacerlo yo sola”, narró Mari, una vecina de Santa Ana que no quiso dar su nombre.

La serie de libros de Harry Potter ha colocado unos 400 millones de ejemplares alrededor del mundo y es la más vendida en la historia. Para entender qué enciende tanto las pasiones y qué hace que sea tan placentero esperar en grupo un nuevo libro, solo hay que preguntarle a los fans.

“Me gusta que todo pase en una realidad diferente, un mundo aparte”, explicó Priscilla Umaña, de 22 años, quien viajó desde Liberia y aprovechó que venía a San José para conseguir su libro. “Cuando uno lee se pierde en esos libros y se siente como en ese país mágico y no en el lugar donde realmente está y eso me encanta”, dijo.