1 marzo, 2015
Una pacífica naturaleza
Una pacífica naturaleza

Uno de esos fríos días del mes de diciembre del 2014 y que solamente se presentan en Cartago, le dije a mi novia que deseaba ir a despejarme de las estresantes labores sucedidas durante el año. Ella me indicó que conocía un lugar hermoso en Guabata de Orosi de Cartago, llamado Finca Bendiciones , y que en definitiva me ayudaría a salirme de mis angustias.

Una vez que llegamos a la Finca Bendiciones, nos fuimos a caminar y a admirar parte de la hermosa naturaleza del lugar, con caídas de agua fuera de serie. Su clima brumoso hacía que el agua resaltase los tonos verdes que nos regala la naturaleza en esa zona.

Luego de andar un buen rato, llegamos a un cruce atravesado por un pequeño río que inmediatamente me cautivó y me hizo imaginarme una fotografía de esa corriente. La obra la llamaría Pacífica naturaleza por la paz interior que un lugar como aquel hace sentir.

De inmediato saqué mi equipo fotográfico: una cámara Nikon D7100, un lente Nikkor Prime de 40 mm, un filtro ND 8 y un trípode, e inicié mi labor fotográfica. Hice varias pruebas hasta llegar a darme cuenta de que, con un tiempo de 10 segundos, un f/22 y un ISO 100, obtuve un singular detalle del agua congelada.

Creo que logré transmitir la idea que tenía, de mi imaginación a la cámara, pues varios amigos, a ver la imagen, me indican que les transmite mucha paz y los hace transportarse al sitio.

En cuanto a la posproducción de la imagen, en realidad tiene pocos retoques: básicamente trabajé en la reducción de la exposición y las sombras, y en el aumento del contraste y la intensidad de los colores.

Las imágenes de la naturaleza en un país tan verde como el nuestro son casi una obligación para nosotros, los aficionados a la fotografía; pero no solo este género me gusta: la fotografía de retratos también se convierte en un desafío con el que estoy dispuesto a lidiar por el hecho de que todos los seres humanos somos bellos por dentro y por fuera, y la cámara fotográfica nos permite demostrar esa belleza tanto a la persona retratada como a los que nos rodean.

Otra técnica interesante de tratar es la fotografía callejera, que nos permite congelar, en el tiempo, imágenes divertidas, momentos íntimos y la vida misma.

Hay varios fotógrafos que se convierten en inspiración para mí, como los que publican imágenes en el sitio 500px.com, pero sin olvidar al maestro Ansel Adams.

En cuanto a exposiciones en sitios públicos, he sido parte de una ofrecida en la Universidad Véritas y denominada Ese lugar que habito. Estuve presente junto con mis compañeros del Programa Práctico de Fotografía-PPF del año 2014. Fue una oportunidad genial para que demostrásemos el conocimiento adquirido durante nuestra pasantía por la universidad.

Me considero solamente un aficionado a la fotografía, pero mi futuro será aprender cada vez más técnicas y observar ese “momento Kodak” que los buenos fotógrafos logran congelar en sus imágenes, y –¿por qué no?– ser un futuro profesional haciendo algo que me apasiona.

Etiquetado como: