Idea para integrar a alumnos logró reunir a 300 personas que formaron famosa sigla

 14 marzo, 2014
Los participantes se agruparon en el Pretil de la Escuela de Estudios Generales de la UCR, en San Pedro, para rendir tributo a la diversidad de la población estudiantil. La actividad dio inicio al mediodía. | MARIANDREA GARCÍA
Los participantes se agruparon en el Pretil de la Escuela de Estudios Generales de la UCR, en San Pedro, para rendir tributo a la diversidad de la población estudiantil. La actividad dio inicio al mediodía. | MARIANDREA GARCÍA

La Universidad de Costa Rica (UCR) dio la bienvenida al ciclo lectivo 2014 con una particular invitación a sus estudiantes: expresar su diversidad a través de un gigantesco mural.

Pero ellos no harían ese mural con pintura, sino con sus propios cuerpos.

Bajo un sol implacable, típico de la época seca, se fueron agrupando ayer los estudiantes en el Pretil de Estudios Generales, en San Pedro de Montes de Oca. A las 11:20 a. m., varios voluntarios repartieron bloqueador solar y etiquetas para guiar a los participantes.

A Mauricio Morales, uno de los voluntarios, le hubiera gustado un poco más de ayuda, pero, aun así, no perdió el entusiasmo.

“Creo que hay habilitados como 100 cupos para voluntarios, pero si acaso se llenaron como 50... Al fin de cuentas, eso no nos puede limitar para que la actividad se lleve a cabo”, comentó el joven, estudiante de Psicología.

Diez minutos después, cuando ya se contaban más cabezas, la actividad dio inicio.

Algunos se sorprendieron al enterarse de que lo primero sería una presentación de porrismo y para ver el mural debían esperar hasta el mediodía.

Ante tal situación, Arlene, Daniel y Bryan, estudiantes de Enseñanza del Francés, aprovecharon esos 30 minutos para almorzar.

Ellos, como muchos de los presentes, se enteraron de la actividad por medio de Facebook .

Varios adultos mayores del Programa Integral para la Persona Adulta Mayor (PIAM) también se informaron en la red social, pero ellos sí se aguantaron el sol.

A las 11:30 a. m. por fin se inició la jornada con las piruetas y saltos del equipo de porrismo de la UCR.

Con entusiasmo, ellos pidieron a los presentes juntar sus palmas, pero el sol parecía haberle robado la energía al público.

Al avanzar la presentación, las maniobras más arriesgadas de los atletas lograron arrancar más aplausos y hasta uno que otro grito. Durante una pausa, las integrantes del PIAM discutieron el propósito de esta iniciativa.

“Lo que busca es hacer una universidad donde todos tengan cabida. Todos somos universidad”, expresó Lorena Quirós.

Según explicó Katzy O’neal, de la Oficina de Divulgación e Información, se generó una idea para poder integrar a todas las poblaciones de la UCR.

Estas poblaciones incluyen a estudiantes regulares, adultos mayores, estudiantes con discapacidad intelectual, mujeres emprendedoras, alumnos extranjeros e incluso a niños.

Cinco minutos antes del mediodía, los participantes se congregaron alrededor de una figura de nueve metros de alto y 18 de largo. Desde ahí, con base en su etiqueta, cada participante se colocó en una de las letras, que medían 4 metros de ancho y 6 de alto.

Luego de posar para las cámaras un par de minutos, las diversas poblaciones de la UCR continuaron por sus respectivos caminos. Transcurridos algunos minutos, el Pretil volvió a la normalidad y los estudiantes regresaron a sus actividades regulares.