1 julio, 2015

San José

La plaza de la Cultura, en el centro de San José, se convirtió desde hoy en una "zapatería" gigante que exhibe tacones altos de grandes dimensiones.

El proyecto "Urbana" reune arte, moda y arquitectura en un solo espacio de fácil acceso para el público.

La exposición presenta 24 esculturas gigantes en forma de zapato de tacón las cuales fueron intervenidas con obras de artistas plásticos, fotógrafos, diseñadores y arquitectos.

Los tacones monumentales presentan variedad en colores y texturas y tienen con objetivo llevar el arte a un público más amplio.

"La idea es conjugar tres conceptos que la gente piensa que son solo para esferas elitistas: el arte, la cultura y la moda. Con 'Urbana' estamos demostrando que el arte, la moda, y la cultura son para todo el mundo y que si se los llevamos a la gente de a pie vamos a generar ciudadanos más comprometidos con la ciudad", explicó la modelo Leonora Jiménez, productora del proyecto.

Los tacones fueron intervenidos por diversos artistas.
Los tacones fueron intervenidos por diversos artistas.

Las esculturas en blanco, listas para ser intervenidas, fueron confeccionadas por el artista Alben Monteil en resina y miden 2,50 metros de altura. Luego, cada uno de los creadores plasmó su inspiración en las esculturas.

Algunos de los artistas participantes son Álvaro Gomez, Natalia Vega, Francisca Cheng, Juan José Durán, Mónoca Lizano, Marcela Méndez, Warren Espinoza, Juan Caliva, Alejandra Odio, Mario Maffioli y Rodolfo Stanley.

"Mi diseño es muy libre, totalmente abstracto, entonces cada quien puede hacer su propia interpretación. Mi obra refleja el amor y la felicidad través del color, la luz, las texturas. La idea es qeu la gente puede vivir los zapatos, tocarlos, apreciarlos", detalló el artista Gabriel Riggioni.

Por su parte, el zapato de Greivin Ureña se inspira en las formas y las texturas del origami o arte en papel japonés. "Me gusta utilizar el blanco para que la gente pueda imaginar y crear en su cabeza la obra", declaró.

Las hojas, las flores y las piedras semipreciosas fueron la inspiración de la artista Alejandra Odio: "Me gustan los colores metálicos pues son una forma de representar el reflejo del sol y la luna en las hojas".

Los zapatos gigantes estarán en exhibición hasta el 6 de julio.