Se estima que hay 50 millones de hablantes de español en los Estados Unidos, país que cuenta con su propia academia de lengua española

Por: Fernando Chaves Espinach 9 febrero
Salón en pleno de la Real Academia Española, en Madrid, España.
Salón en pleno de la Real Academia Española, en Madrid, España.

Redacción

La Real Academia Española (RAE) manifestó este jueves que "espera que la web de la Casa Blanca recupere el uso del español", pues a tres semanas del cambio de administración, todavía no se visualiza en el sitio oficial del gobierno estadounidense.

La institución cultural, que rige y norma el uso de la lengua española, "ha acordado solidarizarse con la Academia Mexicana de la Lengua (AML) [leer aquí] y la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) [leer aquí] en relación con sendos comunicados hechos públicos por ellas" tras la retirada de la versión en español del sitio.

"La Real Academia Española comparte con sus academias hermanas la preocupación por este hecho, tanto en lo que afecta a los millones de hispanohablantes existentes en cuatro continentes como, muy en especial, a la minoría mayoritaria de más de cincuenta millones de hispanos que residen en los Estados Unidos", continúa el comunicado oficial.

"La Real Academia Española confía en que dicha retirada de la web en español sea una circunstancia pasajera y en que el uso de nuestra lengua quede restablecido cuanto antes por parte de la Presidencia norteamericana", concluye.

Se estima que unos 50 millones de personas hablan español en Estados Unidos –que no tiene idioma oficial consagrado en su constitución ni en ninguna ley–. La importancia del español en los Estados Unidos desde mediados del siglo XX llevó a la fundación de la ANLE en Nueva York, en 1973, y desde entonces esa academia comparte información con sus pares y estudia la evolución del idioma en el contexto norteamericano.

Durante la administración de Barack Obama, la Casa Blanca abrió una versión en castellano de sus páginas web, así como una cuenta de Twitter (el expresidente y la candidata demócrata, Hillary Clinton, también tuitearon ocasionalmente en español).

Cuando la versión española del sitio desapareció, muchos críticos vieron el gesto con preocupación, en especial a la luz del anuncio de políticas migratorias más duras en el gobierno de Donald Trump.

"El gesto de la Administración Trump de eliminar el español del portal de la Casa Blanca es una regresión. En su campaña, Trump se expresó en contra de los hispanos procedentes de México y de la lengua española. Estas condiciones adversas no van a frenar el movimiento de la minoría hispana, pero nos preocupan", había declarado el director de la RAE, Darío Villanueva, a la Academia Mexicana.

Por su parte, Gerardo Piña-Rosales, director de la Academia Norteamericana, había declarado: "Si se tiene en cuenta que las proyecciones demográficas pronostican que los hispanos en Estados Unidos llegarán al 25% aproximadamente a mediados de este siglo, es contraproducente que ahora se suprima ese canal de comunicación entre el Gobierno y millones de hispanohablantes".

Cuestionado por la ausencia, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo desde el 23 de enero que el equipo de tecnología estaba trabajando en el asunto, pero no ha habido avances significativos ni más declaraciones al respecto. La cuenta en Twitter @LaCasaBlanca sí ha emitido cuatro tuits en español, pero todos fueron publicados entre el 31 de enero y el 1.° de febrero.

Políticamente, el uso del español ha sido asunto de debate entre quienes favorecen una visión más abierta de la cultura estadounidense y quienes privilegian la lengua inglesa, la original de las 13 colonias inglesas al extremo este del país.