13 diciembre, 2015

En 1975, George Lucas le encargó al ilustrador estadounidense Ralph McQuarrie (1929) elaborar una serie de ilustraciones para el guion de Star Wars . El ilustrador estadounidense tenía experiencia dibujando escenas y personajes de fantasía, por lo que el director lo encontró ideal para poner en papel su imaginación.

En esas primeras pruebas, McQuarrie dio vida a Darth Vader, Chewbacca, R2-D2, C-3PO y otros personajes de la saga, así como el arte conceptual de varios de los sets, como los pasillos estériles de la Estrella de la Muerte y los hangares poblados de fantásticas naves.

Potente trabajo de Ralph McQuarrie.
Potente trabajo de Ralph McQuarrie.

“No creí que la película se hiciera. Mi impresión era que sería demasiado cara. Pensé que no habría suficiente audiencia. Era muy complicado”, confesó muchos años después.

En muchos de sus dibujos iniciales, se empiezan a dibujar los elementos característicos de la saga, como los sables de luz y los uniformes de los Stormtroopers (soldados del Imperio).

Sin embargo, otros de sus aportes fueron convertidos en cosas distintas conforme Lucas fue arreglando el guion. Por ejemplo, fue McQuarrie quien sugirió que Darth Vader, el villano de la película, contase con una cobertura en su rostro. “Para sobrevivir en el vacío del espacio, sentí que necesitaba algún tipo de máscara de respiración”, aclaró.

El ilustrador siguió trabajando en la conceptualización de las dos películas siguientes. De su pluma surgieron fascinantes escenarios como el planeta gaseoso Bespin de El imperio contraataca , cuando Solo es congelado en carbonita, y el palacio desértico de Jabba, en El regreso del Jedi .

Con los años, McQuarrie se volvió un santo para los fans de Star Wars . Falleció en el 2012, tras una prolífica carrera impulsada por esta creación.