Echamos un vistazo a las bibliotecas de los 12 candidatos que se encontrarán en las elecciones nacionales

Por: Fernando Chaves Espinach 26 octubre, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 12

Uno es lo que lee, aunque hay quien no lee nada. Algunos candidatos a la presidencia pasan horas perdidos entre las páginas de una buena ficción; otros, entre textos legales y teóricos. Unos cuantos, hace tiempo se alejaron, sin remedio, de los libros.

Damos una mirada a las bibliotecas de los 12 candidatos para indagar en sus gustos e intereses. ¿Por qué interesaría a los votantes? Leyendo construye uno su idea del mundo: así es como aprende a verlo. Para entender a los candidatos, puede ser particularmente revelador saber qué tienen en sus libreros. Después de todo, Don Quijote y la Biblia pueden ser libros profundamente políticos, según los ojos con que se lean.

Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa son los autores latinoamericanos más mencionados, pero muy pocos mencionaron a autores nacionales, como Joaquín García Monge, Alfonso Chase y Carlos Gagini. Entre sus libros, encontramos muchos textos de autoayuda y reflexión, y muchos de las áreas de estudio específicas de cada candidato: teoría política, economía y espiritualidad.

Juzgue usted y juzgue bien, pero recuerde: para que un libro signifique algo, tiene que hacerse algo con él. Es decir, que un título, por sí solo, no indica nada, solamente las preguntas que usted debería hacerle a su candidato del libro. Su próximo presidente podría tener un texto que usted adore, pero también podría aparecer uno que le espante.

En las siguientes entregas conoceremos qué ven en el cine, así como sus principales propuestas para el campo de la política cultural.