El colombiano Juan Manuel Santos dijo: "(Gabo) nos deja la esperanza, la tarea, la determinación de unirnos por el bien de nuestros pueblos".

 21 abril, 2014
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, da su discurso durante el homenaje al escritor colombiano Gabriel García Márquez, en México.
El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, da su discurso durante el homenaje al escritor colombiano Gabriel García Márquez, en México.

México

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, despidió este lunes a su compatriota Gabriel García Márquez en el homenaje que le brindó México y recalcó que el mayor legado que deja el Nobel de Literatura 1982 es la esperanza.

"Gabo deja a la humanidad el legado de sus obras, que es de por sí formidable (...) pero antes que nada nos deja la esperanza, la tarea, la determinación de unirnos por el bien de nuestros pueblos", expresó Santos al cierre de la ceremonia en el palacio de Bellas Artes capitalino.

"Gabo se lo dice a Colombia y al mundo: no estamos condenados al mal. Hoy venimos de Colombia a México y vienen admiradores y amigos de Gabo desde todos los rincones del planeta para ratificar nuestro compromiso con la utopía posible, con una América Latina que supera su soledad y encuentra su segunda oportunidad sobre la Tierra", subrayó Santos.

El presidente, que trata de poner fin a medio siglo de guerra en Colombia con unas conversaciones de paz con la guerrilla de las FARC, recalcó también que García Márquez era el "más colombiano de todos los colombianos".

"Que privilegio llamar compatriota al hombre que imaginó a Macondo y habló sobre el poder más grande e influyente de todos, que es el del amor", subrayó Santos.

Acompañado del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, Santos expresó su pésame a la viuda del escritor, Mercedes Barcha, al final de la ceremonia con la que México se despidió de García Márquez, quien vivió en ese país por más de tres décadas.

"México y Colombia, hermanadas por tantos motivos, nos unimos otra vez en esta ceremonia de afectos, porque Gabo era ante todo una persona de afectos (...) Si algo hacía Gabo mejor que libros, eran amigos", afirmó Santos.

De su lado, Peña Nieto expresó que su país consideraba al escritor como un mexicano más y de esa forma fue despedido este lunes también por miles de lectores y admiradores.

"Los mexicanos lo quisimos y lo habremos de querer siempre (...) Lo despedimos con la alegría de su vida y la emoción de sus libros, convencidos de que García Márquez se queda entre nosotros", aseguró Peña Nieto.

Antes de los discursos, las dos parejas presidenciales se sentaron en la primera fila a ambos lados de Mercedes Barcha y finalmente dieron por concluido el homenaje con una última guardia alrededor de la urna con las cenizas del Nobel.

La familia de García Márquez no ha decidido aún donde descansarán sus cenizas y el propio Santos y otras autoridades colombianas han expresado su deseo de que al menos una parte de ellas regresen a su país natal.