Fue la primera vez que la mandataria recibe la antorcha en San José

 15 septiembre, 2013

Un recorrido de escasos cincuenta metros encabezado por la presidenta de la República, Laura Chinchilla, en compañía de una multitud de niños y adultos, fue el atípico desfile de faroles que se vivió este sábado por la tarde en el parque Central de San José.

Niños vestidos con trajes típicos, banderines y faroles se acercaron al acto cívico, en el cual además se recibiría la antorcha de la Independencia.

Esta vez, a diferencia de años anteriores, la actividad contó con la participación de la mandataria. A su llegada, ella tomó algunos minutos para abrazar y besar a los niños que llegaron a exhibir sus manualidades patrióticas en el desfile.

En medio de las acostumbradas casonas típicas, resaltaron los faroles en forma de orquídeas, antorchas, carretas típicas, y hasta dos minions (los personajes amarillos de la película Mi villano favorito ) convertidos en campesinos, pañuelo y chonete incluidos.

A las seis de la tarde arribó el fuego de la Independencia, en manos de jóvenes del Liceo de Costa Rica. Tras entonar el Himno Nacional, el desfile de faroles de la Escuela España empezó en el costado norte del Parque Central.

Allison, de ocho años, hizo con su mamá un farol en forma de un gran queque de cumpleaños, con la leyenda “Celebramos 192 años de vida independiente”.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

Encabezado por la mandataria, el corto desfile arrancó en la esquina nordeste del parque, caminó unos cincuenta metros, y todo acabó cuando la mandataria se montó en el carro oficial para dirigirse a las actividades cívicas programadas en Cartago.

Así, sin más, las decenas de faroles se dispersaron y perdieron entre la noche josefina, con las últimas notas del concierto de la Banda Nacional de San José.