Un museo tenía entre su colección de reserva las obras del maestro español que habían sido donadas a ese país por el Partido Comunista Francés

 7 noviembre, 2012
 Una serie de objetos cerámicos poco conocidos realizados por el artista Pablo Picasso se exhiben en Uzbekistán | MUHAMAMMAD SHARIF/AFP
Una serie de objetos cerámicos poco conocidos realizados por el artista Pablo Picasso se exhiben en Uzbekistán | MUHAMAMMAD SHARIF/AFP

Tashkent, Uzbekistán (AFP). Unas piezas de cerámicas de Picasso que habían caído en el olvido fueron halladas por casualidad en las reservas del museo de arte de Tashkent, en Uzbekistán, unos 40 años después de haber sido donadas a esta exrepública soviética de Asia central por el Partido Comunista Francés.

“Estábamos en busca de porcelanas rusas en las reservas para instalarlas en la sala consagrada a la vanguardia rusa. Y de repente dimos con estas cerámicas de Picasso”, relató Gulchehra Ajunova, una de las organizadoras de la exposición.

La colección, que se exhibe hasta el 10 de enero de 2013, comprende platos de postre, bandejas decorativas y jarras en los que están representados los motivos preferidos del célebre pintor, entre ellos una paloma, el rostro de una mujer y la cabeza de un toro.

Pablo Picasso empezó a trabajar la cerámica en la década de los 40 y creó centenares de objetos en el taller Madoura, en Vallauris (sur de Francia). Estos objetos provienen de una donación de Nadia Leger, en nombre del Instituto Maurice Thorez, del Partido Comunista francés.

Nadia Léger, nacida en Bielorrusia, era la mujer del célebre pintor francés Fernand Léger, un amigo de Picasso . Los dos hombres, compañeros de ruta del movimiento comunista, eran amigos del dirigente del PC francés Maurice Thorez.