Premios y obras La antigua residencia del pintor alberga ahora un restaurante; en sus paredes, se exhiben documentos y recuerdos

Por: Fernando Chaves Espinach 26 marzo, 2014
Historia. Los objetos de época de Teodorico Quirós se exponen junto a información histórica detallada. El Portón Rojo y Carlos Quesada para La Nación.
Historia. Los objetos de época de Teodorico Quirós se exponen junto a información histórica detallada. El Portón Rojo y Carlos Quesada para La Nación.

Las casas guardan recuerdos, aunque pasen los años y ellas cambien tanto que sus dueños jamás las reconocerían. La casa de Teodorico Quirós (1897-1977) ha cambiado mucho, pero ha recuperado su memoria gracias a varios objetos de este pintor y arquitecto que han regresado a adornar su antigua casa.

Hoy, el edificio que solía ser su residencia y su estudio de artista, ubicado en Los Yoses (San José), alberga un restaurante y galería de arte, El Portón Rojo. Se llama así, claro está, por una de las obras más famosas del pintor y arquitecto.

En sus paredes se exhiben documentos históricos y objetos personales que interesarán a los amantes del arte costarricense.

Entre los artículos en exhibición se encuentran los documentos de la gran cantidad de reconocimientos que recibió Quico en vida, como el Premio Magón de 1974.

Variado. La idea de exhibir los recuerdos de la vida de Quirós surgieron cuando Giannina Feoli y Karla Chaves adquirieron la edificación para abrir su negocio.

Ana María Córdoba, amiga de Feoli, es nieta del pintor, y le ayudó a recuperar algunas de las piezas.

Córdoba calcula que la casa fue construida en 1963. “Yo nací en 1975. Viví ahí hasta que me casé”, explica. Quirós nació en 1897 y fue uno de los pintores más importantes de la llamada generación nacionalista, y reconocido con premios aquí expuestos.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

“La casa estaba dividida en dos partes. (Donde está el restaurante) era el estudio, donde él tenía su mesa de trabajo y otra sección donde recibía alumnos para darles clases de pintura”, explica Córdoba.

Según la nieta de Quirós, estos objetos eran “cosas que estaban guardadas en el baúl de recuerdos”. Entre ellas, recuerda que su abuela conservaba los recortes de periódico sobre Quirós.

“Es lo que nunca nadie ve. Hay bocetos, muchas anotaciones, muchos detalles en borrador... Da a conocer el trabajo por dentro y cómo trabajaba él”, opina Córdoba.

“Encontramos desde los objetos personales de él: pasaportes de antes, acta de matrimonio, títulos de arquitectura...”, enumera Feoli.

La doble carrera de Quirós como arquitecto y pintor se refleja en imágenes de construcciones de las que estuvo a cargo, como la de la Iglesia de San Isidro de Coronado. También se aprecian planos para la Iglesia de las Ánimas, entre otras.

En esta casa, vivieron la esposa de Quirós, Ana María Ponce, y su hija, Teodora.

Cuando falleció el pintor, la casa no recibió suficiente mantenimiento. Por ello, afirma Feoli, han procurado remozar y mantener vivo el recuerdo por medio de la recuperación de elementos similares.

El Portón Rojo está situado 200 m al sur y 75 m al este de la tienda Arenas, en Los Yoses, y abre de lunes a viernes, de 12 p. m. a 3 p. m., y de 6 p. m. a 12 a. m. Los sábados, abre de mediodía a medianoche.