Obra narra los conflictos de un pueblo que se queda sin su puente

Por: Andrea Solano B. 31 agosto, 2014

Un puente es más que una obra de arquitectura fría e inmóvil que se construye sobre un río para conectar dos sitios. ¿Qué pasa cuando nos quedamos sin puentes?

Esa es la pregunta que la autora Tatiana Lobo se hizo antes de escribir su más reciente novela, El puente de Ismael, que se presentó en el marco de la XV Feria Internacional del Libro .

La obra narra los conflictos sociales y personales que ocurren en un pequeño pueblo rural llamado Providencia Abajo, cuando una decisión gubernamental lo deja sin el puente que lo conectaba con el mundo exterior.

“Es una metáfora de lo que ocurre si se destruyen los puentes que pueden ser políticos, ideológicos o emocionales. En el caso específico de esta novela, la demolición del puente desata los nudos que ya existían entre los habitantes de ese pueblo. Al desaparecer el puente, todos los conflictos que estaban apagados estallan”, explicó Lobo.

Ahora aislado del resto del país, Providencia Abajo se convierte en un tenso escenario donde se desataron amores, desamores, muertes, engaños y pugnas políticas.

La escritora Tatiana Lobo presentó su novela El puente de Ismael en la XV Feria Internacional del Libro. La autora aclaró que su obra está muy lejos de ser una estampa costumbrista. | ARCHIVO/JULIANA BARQUERO
La escritora Tatiana Lobo presentó su novela El puente de Ismael en la XV Feria Internacional del Libro. La autora aclaró que su obra está muy lejos de ser una estampa costumbrista. | ARCHIVO/JULIANA BARQUERO

Un niño llamado Ismael, una enfermera, el cuidador de una casa, una maestra de escuela, una pareja de ancianos estadounidenses y hasta un perro son algunos de los personajes cuyas historias dan cuerpo al relato.

Tanto Providencia Abajo como sus personajes están inspirados en las experiencias personales de la autora como vecina de la comunidad de Bajo la Paz, en San Ramón, Alajuela.

“Siempre construyo mis ficciones a partir de una base real, de situaciones que me son familiares”, declaró Lobo.

A pesar de que la novela se desarrolla en un contexto rural, la escritora aclara que su obra está muy lejos de ser una estampa costumbrista. “Pues sí, por ahí aparece una carreta con bueyes, pero solo como telón de fondo, pues lo principal son las historias dramáticas de los personajes”, agregó.

En la novela, publicada por REA Ediciones, Lobo desnuda una vez más la realidad costarricense con muchos de sus defectos.

“En este nuevo libro. la autora expone la realidad de la Costa Rica rural desde un punto de vista crítico. La obra de Lobo se caracteriza por poner el dedo en la llaga y cuestionar los estereotipos”, destacó Eugenia Wo Ching, editora de REA Ediciones.

Para el escritor Alexánder Obando, la obra de Lobo es como una bocanada de aire fresco.

“Poseedora de una pluma fina y poética, pero también afilada como un escalpelo, la narradora desnuda la realidad costarricense amparada no solo en un vasto acervo de referentes históricos y políticos, sino además, plena de una conciencia social”, dijo Obando.