Para promover el legado de la reconocida escritora e intelectual costarricense, la organización otorgará becas, ofrecerá talleres y creará espacios

Por: Fernando Chaves Espinach 28 enero

Hay mucho por decir todavía de Carmen Naranjo; tanto, que a cinco años de su partida, la discusión apenas empieza. Con dos actividades en los próximos días, la recién creada Fundación Carmen Naranjo se propone instigar una labor de reconocimiento, difusión y conversación en torno a la insigne intelectual tica.

Carmen Naranjo nació el 30 de enero de 1928. Archivo.
Carmen Naranjo nació el 30 de enero de 1928. Archivo.

La fundación empieza con cuatro propuestas relacionadas con la vocación social de Naranjo: la creación de un museo y una biblioteca itinerante; un centro comunitario y finca autosustentable; un programa de alfabetización para mujeres; y un proyecto de talleres literarios para estudiantes universitarios y colegiales.

“La fundación tiene como objetivo perpetuar el legado de doña Carmen, tanto su legado material como el inmaterial: su obra literaria y, además, otorgar becas a jóvenes”, explica Virginia Borloz, presidenta de la fundación.

Las propuestas iniciales de esta organización podrán conocerse en una feria literaria este domingo, de 10 a. m. a 4 p. m., en plaza Roosevelt (San Pedro).

Metas. Carmen Naranjo nació en 1928 y se convirtió, a lo largo de las décadas, en una de las figuras públicas más influyentes y notorias de Costa Rica. Ganadora del Premio Magón 1986, promovió y publicó literatura, fue la primera mujer ministra de Cultura, afinó muchas plumas en talleres literarios y representó a Costa Rica como diplomática e intelectual.

A cinco años de su muerte (en enero del 2012), sin embargo, se ha diluido la huella de sus labores. “Nos corresponde a nosotros luchar por que esa imagen, esa gran mujer, esa gran escritora vuelva a estar en niveles importantes de recepción en Costa Rica”, dice Borloz.

Para la presidenta de la Fundación Carmen Naranjo, poner en práctica espacios de formación y creación intelectual es lo más coherente con la impronta de la escritora. “La vocación social de Carmen Naranjo define su legado, lo que dio sentido a su vida, que fue servir a los demás. Hubo siempre concordancia entre la palabra y la acción en Carmen Naranjo, entre lo que dijo y cómo actuó”, explica.

En primer lugar, se celebrará el programa Alfabetización para mujeres , que capacitará a jóvenes graduadas del Liceo José Joaquín Vargas Calvo en el área de CISCO, y aspira a extender más su formación tecnológica en el futuro. Por otra parte, En busca de pensadores creará talleres literarios para estudiantes del mismo colegio y de primer ingreso de la Universidad de Costa Rica, aunque también aspira a ir a más cantones.

Otro proyecto que quiere ser viajero es el de su Museo y Biblioteca Itinerante Carmen Naranjo, que difundirá su obra en un bus-biblioteca en colegios de Montes de Oca (y espera afincar el museo en Parque La Libertad). La Finca Olo de Naranjo, en Tambor de Alajuela, quiere ser para estudiantes de turismo rural del Colegio Técnico Profesional de Alajuela, así como un museo y sitio turístico.

Reediciones, discusión pública y formación se sumarán en el futuro. Siga el proyecto en la página de Facebook “Fundación Carmen Naranjo”.

Este domingo 29, en la plaza Roosevelt de San Pedro, se celebrá la Feria Carmen Naranjo Para Escritores Costarricenses, con actividades gratuitas de 10 a. m. a 4 p. m. Estas incluyen ventas de libros, presentaciones literarias –con participación de grupos como la Asociación Costarricense de Escritoras– y la posibilidad de conocer el trabajo que se propone realizar la recién creada fundación.