Espectáculo está inspirado en el cuento del escritor irlandés Oscar Wilde. Relata la historia de un gigante que construye un muro en su jardín para evitar que los niños se pasen a jugar a ese lugar

Por: Manuel Herrera 14 septiembre

El musical El gigante egoísta se despedirá este fin de semana de la cartelera del Teatro Auditorio Nacional, en el Museo de los Niños.

Las últimas cinco funciones del espectáculo serán el sábado 16 de setiembre a la 1p. m. y 3 p. m., y el domingo 17 a las 11 a. m., 1 p. m. y 3 p. m., confirmó la oficina de prensa de la institución.

El gigante egoísta se estrenó en esa sala el jueves 7 de setiembre como parte de las celebraciones del Día del Niño. En su primer fin de semana, la obra convocó a más de 4.000 personas.

A través de teatro, música, baile, videomapping, juegos de luces, escenografías de gran tamaño y efectos especiales, la puesta en escena relata la historia de un gigante que construyó un muro para que los niños no se acercaran a jugar en su jardín.

'El gigante egoísta' se estrenó el 7 de setiembre anterior.
'El gigante egoísta' se estrenó el 7 de setiembre anterior.

La malintencionada decisión del gigantesco hombre hizo desaparecer el verano y le dio cabida al invierno y la tormenta.

"Sintiendo la soledad, la tristeza y el desánimo, el gigante comprende que son los niños y las niñas las que hacen que el sol vuelva a salir por la alegría que ellos transmiten. Motivado por un niño que le causa ternura, el gigante decide botar el muro, por lo que el verano vuelve al jardín, donde él muere feliz y rodeado de todos los niños", resume la sinopsis del espectáculo.

La obra está inspirada en el cuento del reconocido autor de finales del siglo XIX Oscar Wilde. La adaptación del guion y dirección estuvo a cargo del director nacional José Pablo Umaña, con la asistencia del coordinador del elenco artístico del Museo de los Niños, Jorge Castro.

"En un mundo donde la tecnología les ha ganado la partida a los valores que como sociedad habíamos ganado, la literatura se convierte en un instrumento para poder limpiar la tierra y sembrar nuevas semillas, donde cada letra puede ser gota de agua que, en combinación con el teatro, puede ayudar a hacer crecer nuevas ramas, que serán utilizadas para concientizar a los padres y madres de familia, en la búsqueda de constituir una sociedad con mejores seres humanos", refirió Castro.

En el musical –de una hora de duración– actúan 16 personas. Castro indicó que a pesar del enfoque infantil de la obra, lo novedoso, colorido y atractivo de montaje ha cautivado la atención del público adulto.

Los precios para asistir a cualquiera de las cinco últimas funciones del espectáculo son de ¢2.000 niños y ¢2.200 a personas mayores de 15 años. Las entradas se pueden adquirir en la página www.museocr.org/boleteria o en las boleterías de museo.

El boleto para el musical permitirá al público recorrer las más de 40 salas interactivas del Museo de los Niños.