Referencias. Documentación en diversos archivos indica a qué se dedicaban y qué relaciones personales tenían entre ellos y cómo influyeron al célebre autor

 4 enero, 2016

Toledo (España). Una treintena de personajes que aparecen en don Quijote de la Mancha son reales, dejaron rastro documental en los archivos, vivieron en un pequeño entorno geográfico y en los mismos años, alguno tuvo rocín, adarga, lanza y biblioteca, y Miguel de Cervantes los conoció y los trató.

En los últimos meses, el investigador español Javier Escudero halló el rastro de muchos personajes del Quijote y afirma que el libro es “ una fotografía” de una parte muy concreta de aquella sociedad manchega de finales del XVI (entre 1580 y 1585), en especial de recaudadores de impuestos y principales contribuyentes.

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha , obra cumbre del español, fue ilustrado en el siglo XIX por Gustave Doré (1832-1883). Archivo.
El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha , obra cumbre del español, fue ilustrado en el siglo XIX por Gustave Doré (1832-1883). Archivo.

“Están localizados más de 30 personajes pero quedan muchos, seguro” , explica Escudero en una entrevista.

Este año se conmemora el cuarto centenario de la muerte de Cervantes.

Muchas referencias a personajes de la primera parte del Quijote las ha encontrado en el Archivo Parroquial de El Toboso (Toledo) , pero también en el Archivo Histórico Nacional, en el Histórico Provincial de Toledo o en el Diocesano de Cuenca.

Lo más interesante, asegura este historiador acostumbrado a leer con facilidad textos del XVI, es que ahora se tiene documentación de estos personajes, a qué se dedicaban y qué relaciones personales tenían, y en base a ello se puede deducir por qué escribió Cervantes su novela

“Ahora sí sabemos que hay un grupo concreto de personas en estos pueblos en el que Cervantes se fijó y se basó. No coloca como personaje a cualquiera, solamente a gente que conoce”, añade.

Por ejemplo, Grisóstomo era un nombre “extrañísimo” –también entonces– que ahora ha aparecido en el Archivo de El Toboso y que formó parte de una de las familias más cultas del pueblo .

El historiador Javier Escudero inició la investigación rastreando en archivos sobre los caminos y rutas del Quijote pero cuando se topó con un personaje real decidió cambiar de rumbo y “buscar apellidos”..., y aparecieron, por lo que escudriña el porqué puso tantos personas reales.

Durante este año 2016, Escudero expondrá sus estudios y tesis en varios congresos internacionales, en Europa y América.