Por: Fernando Chaves Espinach 29 septiembre, 2013

El arte nunca sale del artista. María Fernanda Piza regresa para demostrarlo con cinco pinturas y cinco dibujos que acompañarán a los visitantes a la Galería López Escarré del Teatro Nacional.

“Nunca lo he dejado completamente. Siempre he tratado de seguir dibujando. Es una necesidad, una habilidad que pude desarrollar porque aprendí en la academia”, explica la pintora.

Color. Paraíso perdido , de María Fernanda Piza. Teatro Nacional para LN.
Color. Paraíso perdido , de María Fernanda Piza. Teatro Nacional para LN.

Piza elabora cuadros llenos de color, con un interés en el manejo de las luces y las sombras. “Es una interpretación muy personal de la realidad; tal vez, hasta simbólica, porque uso escaleras, espacios abiertas y cerradas”, considera.

En sus dibujos se concentra en el manejo de la línea. Piza dice que pintar es lo que sabe hacer: se puede dejar por un tiempo, pero el taller siempre sigue abierto.