Tradición boruca recuerda la lucha de los indígenas contra los españoles

Por: Andrea Solano B. 11 enero, 2013

Enfundados en sacos de gangoche y con sus rostros ocultos detrás de máscaras talladas en madera, decenas diablitos de todas las edades luchan contra el toro enemigo durante tres días en la comunidad de Rey Curré, en Buenos Aires de Puntarenas.

Cada año, gran cantidad de turistas visita este pequeño poblado indígena a principios de febrero para asistir al Juego de los Diablitos, una tradición boruca que representa el enfrentamiento de los nativos contra los conquistadores españoles, hace más de 500 años.

La fiesta congrega a toda la comunidad y a un buen número de visitantes que alegran su espíritu con música, baile, comidas tradicionales y la infaltable chicha, una bebida preparada con maíz fermentado. Este año, la celebración tendrá lugar del 31 de enero al 3 de febrero. “Esta es una de las tradiciones culturales más antiguas de Costa Rica y es una fiesta para toda la familia”, explicó el dirigente comunal Uriel Rojas.

Batalla juguetona. La celebración se iniciará a la medianoche del jueves 31 de enero, cuando el grupo se desplace hasta una loma para presenciar el nacimiento de los diablitos. Estos seres traviesos y juguetones bajarán de la colina para recorrer la comunidad al ritmo del tambor y los acordeones. Los vecinos los recibirán con tamales y chicha.

El viernes, desde bien temprano, los diablitos deben unir fuerzas para pelear contra el enemigo: el toro, que simboliza al conquistador español. Este toro es una armazón construida con varillas de madera de la zona y forrado con tela de yute, en cuya parte superior destaca una máscara de este animal.

Durante tres días, el ejército de diablitos forcejeará con el invasor para intentar derrotarlo.

El domingo, los diablitos siguen en pie de lucha hasta que el toro, finalmente los tumba... o al menos eso es lo que él cree y huye.

Los diablitos reaparecen y persiguen al toro hasta capturarlo. Luego, lo atan y lo matan a golpes. La batalla finaliza cuando el toro es incinerado en una hoguera.

Según informó Rojas, para hospedarse se recomienda llevar tiendas de campaña. “Hay suficiente espacio al aire libre y mucha comida. Los lugares son seguros y familiares”. Más información en el teléfono 5001-7789 o al correo electrónico urieldecurre@gmail.com.