6 marzo, 2014

Madrid

Leopoldo María Panero, poeta transgresor y de culto en algunos círculos pero de escaso éxito editorial entre el gran público, falleció en un centro psiquiátrico. Tenía 65 años.

Panero murió la noche del miércoles a causa de un fallo multiorgánico en el hospital Rey Juan Carlos I de Las Palmas de Gran Canaria, en las Islas Canarias, informó su editorial Huerga y Fierro.

Leopoldo María Panero, poeta español que falleció a los 65 años.
Leopoldo María Panero, poeta español que falleció a los 65 años.

Panero, nacido en el seno de una familia de poetas de Madrid, es considerado una figura importante de la poesía contemporánea española. Su primer libro de poemas fue Por el camino de Swann en 1968. En los años posteriores publicó dos de sus poemarios más conocidos: Así se fundó Carnaby Street (1970) y Teoría (1973).

Su obra se encuadró en el llamado grupo de los "Novísimos" que integraba a nueve autores que, según la crítica, renovaron la poesía española en la segunda mitad del siglo XX.

Sin embargo, su trayectoria se vio truncada por problemas de esquizofrenia y otra índole, que le forzaron a vivir prácticamente recluido en centros psiquiátricos desde finales de los años 70. A pesar de todo, Panero siguió escribiendo durante estos años.

En 2004, los músicos Carlos Ann y Enrique Bunbury, exlíder de Héroes de Silencio, publicaron el disco Leopoldo María Panero en el que musicalizaron y cantaron algunos de los poemas más atormentados del poeta.

Enrique Bunbury y Carlos Ann dedicaron un disco a su poesía en el 2004

Bunbury dijo entonces que los versos de Panero "son mejores que el 99% de las letras que se escriben hoy en día".

Panero vivía en unidades psiquiátricas de las Islas Canarias desde hacía 20 años. De vez en cuando concedía entrevistas de televisión, en las que respondía de forma inconexa a las preguntas mientras fumaba un cigarro detrás de otro.

"El mundo es un manicomio", dijo en un encuentro con internautas del diario madrileño El Mundo en el 2011. "Mi epitafio será algo así como el gran poeta maldito que fue tratado injustamente".

Este es uno de los poemas de Panero, El loco:

He vivido entre los arrabales, pareciendo

un mono, he vivido en la alcantarilla

transportando las heces,

he vivido dos años en el Pueblo de las Moscas

y aprendido a nutrirme de lo que suelto.

Fui una culebra deslizándose

por la ruina del hombre, gritando

aforismos en pie sobre los muertos,

atravesando mares de carne desconocida

con mis logaritmos.

Y sólo pude pensar que de niño me secuestraron para una alucinante batalla

y que mis padres me sedujeron para

ejecutar el sacrilegio, entre ancianos y muertos.

He enseñado a moverse a las larvas

sobre los cuerpos, y a las mujeres a oír

cómo cantan los árboles al crepúsculo, y lloran.

Y los hombres manchaban mi cara con cieno, al hablar,

y decían con los ojos «fuera de la vida», o bien «no hay nada que pueda

ser menos todavía que tu alma», o bien «cómo te llamas»

y «qué oscuro es tu nombre».

He vivido los blancos de la vida,

sus equivocaciones, sus olvidos, su

torpeza incesante y recuerdo su

misterio brutal, y el tentáculo

suyo acariciarme el vientre y las nalgas y los pies

frenéticos de huida.

He vivido su tentación, y he vivido el pecado

del que nadie cabe nunca nos absuelva.