En el Teatro La Fortina, el Moderno Teatro de Muñecos presenta Como si fuera jugando , una obra que enseña que el conocimiento lleva al cambio

Por: Arnoldo Rivera J. 7 junio, 2015

Las cosas más serias de la vida se pueden decir con humor. Charlie Chaplin, por ejemplo, no dejó títere con cabeza a punta de chistes..., y eso que los títeres pueden ser muy divertidos.

Los títeres son entretenidos. Con ellos, cualquiera pulsa la tecla rewind y regresa a la niñez.

Contar historias con títeres es lo que ha hecho el Moderno Teatro de Muñecos (MTM) desde que lo fundara el titiritero Juan Enrique Acuña, en 1968.

El MTM nos trae ahora Como si fuera jugando , una obra que pretende enseñar cómo el saber puede ser divertido.

Además, instruye sobre cómo la tecnología –omnipresente en el siglo XXI– es un beneficio para todos..., siempre que se use con fines éticos.

Como si fuera jugando es una fábula que se cuenta con formas y colores, un poema que se dice con música, un sueño que se comparte, como un montón de manos que se juntan para jugar con formas, colores y música. Los títeres tienen que decir cosas lindas, lo hacen como si fuera jugando”, reza el comunicado de prensa.

Los mensajes salen a lo largo de toda la función; todos ellos, al final, se pueden resumir en uno solo: paz. Como predicaban los antiguos griegos: hay que dominar el salvajismo y volver apacible la vida de este mundo.

Rosalía Camacho, Álvaro Mata, Giovanni Bacco, Berny Abarca y Anselmo Navarro manipulan os títeres. Este último dirige la obra original de Acuña.

Se presenta hoy, domingo 7, a las 4 p. m. y a las 6 p. m., en el Teatro La Fortina , ubicado en Paseo de las Flores (Heredia). El costo de la entrada general es de ¢6.000 y de ¢4.500 para niños y ciudadanos de oro.

Las familias de cuatro o más miembros tienen un 20% de descuento; también, hay promociones para quienes reserven en el stand del teatro en el mall .