Por: Natalia Díaz Zeledón 2 diciembre, 2016

La memoria de Anita Bermeo es un monumento al folclor de la ciudad de Quito, en Ecuador.

Valentina Pacheco visitó Costa Rica por primera vez en 1991, junto al famoso grupo teatral Malayerba. Alejandro Gamboa
Valentina Pacheco visitó Costa Rica por primera vez en 1991, junto al famoso grupo teatral Malayerba. Alejandro Gamboa

Famosa por sus excentricidades, el homenaje máximo a su memoria es La Torera , un monólogo que lleva su famoso apodo y que está dirigido por Viviana Cordero e interpretado por la actriz Valentina Pacheco.

Pacheco actuará en tres funciones de La Casona Iluminada: viernes 2 y sábado 3 de diciembre, a las 8 p. m., y domingo 4, a las 6 p. m. Las entradas tienen un costo de ¢5.000.

“La única vez que la vi no tenia consciencia de que era ella”, recuerda Pacheco sobre La Torera. “Ella tenía la costumbre de recorrer la ciudad y se sentía la reina de la ciudad. Se vestía con ropa muy estrafalaria. Los niños (de entonces), ahora los abuelos, le molestaban. Ese era el juego en esa época”.

Cordero y Pacheco realizaron una investigación de ocho meses para encontrar todas las voces involucradas en la historia de La Torera : la ciudad, las damas de sociedad, los niños, un psiquiatra y todos quienes cruzaron su camino con ella.

Tras estrenar en Quito en el 2006, Pacheco ha girado la obra por España, chile, Argentina, Perú y Austria. La actriz cuenta que la historia del peculiar personaje despierta recuerdos de figuras criollas similares que son propios a cada país.

“Creo que estos personajes son libros desde su delirio, su locura. Se mantienen firmes en lo que ellos piensan, en lo que ellos creen”, explica la actriz sobre ellos.