La nueva temporada del Catch de Improvisación Teatral pone a competir a siete duplas de actores, que deben demostrar su talento para actuar y complacer al público bajo presión

Por: Fernando Chaves Espinach 6 junio, 2014

Este deporte de alto impacto es para morirse de risa. Este viernes empezará la nueva temporada del Catch de Improvisación Teatral, un pequeño campeonato que pone a prueba la capacidad de múltiples actores de crear en vivo.

La Liga Tica de la Improvisación ofrecerá funciones en el Teatro Giratablas (Los Yoses) desde hoy y hasta el 25 de julio, a las 8 p. m.

Jugadores. Damián Fallas y Andrey Ramírez interpretaron a personajes amantes del fútbol. Gabriel Mejías para LN.
Jugadores. Damián Fallas y Andrey Ramírez interpretaron a personajes amantes del fútbol. Gabriel Mejías para LN.

Cada viernes, dos duplas de actores distintas se enfrentarán en una serie de cinco retos que les exigirán inventar situaciones, crear escenas humorísticas y convencer al público de que merecen avanzar en el campeonato. Los ganadores son decididos por voto de la audiencia.

Las duplas representan a diferentes personajes; de esa base parten para improvisar y adaptarse a las situaciones que les plantea el concurso. “Tratamos de trabajar con elementos de la idiosincrasia costarricense”, dice Javier Monge, organizador de la actividad.

Así, ganaderos, estudiantes de peluquería, personas de clase alta, políticos y una pareja de Combate formarán parte de la competencia. El catch se lleva a cabo según formatos internacionales, con más de 30 retos programados a modo de campeonato, con clasificados y una final.

A prueba. Entre los desafíos se encuentran montar una escena con diálogos compuestos únicamente de preguntas, crear rimas e incluso cantar canciones de reguetón.

“Los retos nunca van a ser los mismos. Cada semana serán distintos”, promete Monge. Los improvisadores tienen entre 30 y 35 retos por superar. Son retos físicos, mentales, retos de historia...

Dúo. Joaquín Gutiérrez y Natalia Salazar participan. Gabriel Mejías para LN.
Dúo. Joaquín Gutiérrez y Natalia Salazar participan. Gabriel Mejías para LN.

“El mayor reto es lograr, sin preparación previa y con base en los insumos que el público nos da, una obra de corta duración que guste al público”, dice Joaquín Gutiérrez, uno de los participantes.

“La técnica de la improvisación es bastante difícil, ya que requiere mucha capacidad de escucha, aceptación y confianza en la dupla. El libreto lo escribimos allí mismo, según aportes del público”, explica Brenda Barrantes, una de las participantes y miembro del grupo Aquelarre.

“Nos convertimos en actores, dramaturgos y directores en el mismo momento”, añade, quien participará junto con Néstor Quesada representando a la División de Inteligencia y Seguridad (DIS).

Según Barrantes, varios en las butacas podrían salir antojados de participar en la improvisación. “Además de que el público participa activamente, es un espectáculo muy divertido por el tipo de retos y por ver a los actores en apuros. El público se alía con nosotros en escena”, comenta.

Las entradas para las diferentes funciones del Catch de Improvisación Teatral tienen un valor de ¢3.500 en general, ¢3.000 para estudiantes y ¢2.500 en preventa. Puede reservar al 2253-6001.