A sus 80 años, la actriz y directora Núria Espert obtuvo un reconocimiento por su labor en el teatro español

Por: Priscilla Gómez 11 mayo, 2016

Este año uno de los galardones de la premiación más importante en España fue para Nuria Espert, por su labor realizada en la escena mundial para recuperar y dar continuidad a la gran tradición del teatro español.

La actriz y directora obtuvo este miércoles el Premio Princesa de Asturias de las Artes específicamente por haber asumido la tarea de desarrollar tanto la lengua castellana como el catalán en sus proyectos.

El acta que redactó el jurado explica que "su teatro se caracteriza por la fidelidad a los ideales y a las aspiraciones del humanismo y ha estado siempre al servicio de la poesía y de la esencia de la escritura dramática".

Entre las numerosas obras que ha protagonizado Espert a lo largo de su carrera, destacan La Loba, de Lilian Hellman, dirigida por Gerardo Vera; el monólogo La violación de Lucrecia, de Shakespeare, dirigida por Miguel del Arco; La casa de Bernarda Alba, de García Lorca, dirigida por Lluís Pasqual; Hay que purgar a Totó y Play Strindberg, ambas dirigidas por Georges Lavaudant o la extensa gira que protagonizó con La Celestina, dirigida por el canadiense Robert Lepage.

La actriz le confesó a Efe que este reconocimiento le hace justicia al teatro, medio olvidado en estos galardones.

"Sigo activa por amor a lo que hago, por lo viva que me siento cuando lo hago, y porque creo que me dedico a lo más hermoso que se puede dedicar una persona, que es el mundo de la cultura, un árbol frondoso lleno de pájaros y flores maravillosas. Pertenecer a ese mundo es un privilegio", añadió.