Espectáculo de danza replica, con el cuerpo de dos bailarines, un poema feminista de la ecuatoriana Jenny Londoño

Por: Natalia Díaz Zeledón 25 noviembre, 2016
La bailarina Carol Salazar fue la primera intérprete creadora involucrada en el proyecto. Foto: Alejandro Gamboa.
La bailarina Carol Salazar fue la primera intérprete creadora involucrada en el proyecto. Foto: Alejandro Gamboa.

“Vengo de ser esclava por milenios”, dice uno de los versos que cautivó a la coreógrafa venezolana Evelyn Chapellin dentro del poema Reencarnaciones , de la ecuatoriana Jenny Londoño.

La música de Federico Dörries y el vestuario diseñado por Patricia Pérez aportan otras sensaciones a la propuesta de Evelyn Chapellin. Alejandro Gamboa
La música de Federico Dörries y el vestuario diseñado por Patricia Pérez aportan otras sensaciones a la propuesta de Evelyn Chapellin. Alejandro Gamboa

El texto es una descripción histórica de las opresiones que la mujer ha sobrevivido.

“Desde hace dos años vengo dándole vuelta a este proyecto”, cuenta Chapellin sobre su espectáculo Reencarnaciones .

El trabajo coreográfico será interpretado por los bailarines Carol Salazar y Julio Borbón en tres funciones dentro de La Casona Iluminada (ubicada 120 metros oeste de la Alianza Francesa, en barrio Amón).

Las presentaciones serán el viernes 25 y sábado 26 de noviembre a las 8 p. m. El domingo 27 de noviembre el espectáculo comenzará a las 6 p. m.

Igualdad. Precisamente, la actriz María Bonilla abre el espectáculo de danza con una lectura del poema original. Para Chapellin es importante que su público conozca de forma expresa el contenido feminista que estructuró la coreografía.

Carol Salazar y Julio Borbón interpretan un final de empatía por la condición del otro. Foto: Alejandro Gamboa.
Carol Salazar y Julio Borbón interpretan un final de empatía por la condición del otro. Foto: Alejandro Gamboa.

La primera bailarina en la que pensó para adaptar el lenguaje poético de Londoño fue Salazar.

La posterior llegada de Borbón al equipo fue valiosa para proponer un cierre –descrito en los últimos versos del poema– en el que tanto la mujer como el hombre alcanzan una comprensión de las vulnerabilidades del otro.

“Ellos han logrado entender mi idea y hemos ido explorando diferentes modos y maneras de enfocarlo”, explica Chapellin sobre el proceso que les permitió a Salazar y Borbón ser tanto creadores como intérpretes.

“La idea central de la pieza es que el machismo ha afectado al hombre y también a la mujer”, sostiene Borbón sobre la sensibilidad reprimida del papel que baila en Reencarnaciones . “El hombre no puede llorar y tiene que imponerse como macho alfa. Desde la perspectiva de género ha afectado mucho el desarrollo de la comunidad homosexual”.

El bailarín Julio Borbón interpreta la fragilidad masculina. Foto: Alejandro Gamboa.
El bailarín Julio Borbón interpreta la fragilidad masculina. Foto: Alejandro Gamboa.

Aunque cada bailarín baila esas opresiones machistas impulsado por sus experiencias personales, el cierre de Chapellin es enfático en la conciliación.

“Es un tema latente que viene arrastrándose y que queremos encontrar una solución y esa solución es la igualdad”, sostiene Salazar sobre la propuesta.

Los cuerpos dibujan el lastre de prejuicios e incomprensión desde los cuales Londoño urge un cambio.

“El ser humano cuando quiere confiar en el otro empieza por desconfiar. Confiamos y desconfiamos, eso se ve en el movimiento corporal de la pareja”, explica Chapellin.

Reencarnaciones se presentará entre viernes 25 y el domingo 27 de noviembre en La Casona Iluminada (ubicada 120 metros Oeste de la Alianza Francesa en barrio Amón). Viernes y sábado a las 8 p. m: domingo a las 6 p. m. . El costo de la entrada es de ¢5.000.