La filóloga fue elegida presidenta honoraria de la Academia Costarricense de la Lengua (ACL)

Por: Víctor Hurtado Oviedo 10 septiembre

La Academia Costarricense de la Lengua (ACL) eligió presidenta honoraria a Estrella Cartín de Guier luego de que ella concluyese su segundo periodo de cuatro años consecutivos como presidenta de la ACL. El sucesor de Cartín es el filólogo y catedrático pensionado Víctor Sánchez Corrales.

La corporación académica eligió a Cartín por unanimidad, y en el acta reconoció “la ingente labor desempeñada por doña Estrella Cartín” entre los años 2009 y 2017. Además, se resaltó la perseverancia de Cartín, que derivó en la adjudicación de una sede permanente a la ACL.

Estrella de Cartín de Guier fue la primera mujer en ser elegida presidenta de Guier Academia Costarricense de la Lengua. Luis Navarro
Estrella de Cartín de Guier fue la primera mujer en ser elegida presidenta de Guier Academia Costarricense de la Lengua. Luis Navarro

La ACL también valoró sus “condiciones intelectuales” y su labor formadora de jóvenes en las humanidades. Cartín es filóloga; fue profesora de literatura y de comunicación, y directora de la Escuela de Estudios Generales de la UCR.

Una sede propia

Entre los logros alcanzados durante su gestión, la filóloga mencionó el haber planeado el trabajo en forma más rigurosa.

“Las sesiones del plenario incluyen los aspectos administrativos y de planeamiento del trabajo, y la exposición de alguno de los miembros”, detalló la presidenta. “La Academia ofrece una página en Internet, que recibe un número muy significativo de visitas”, agregó.

Una de las actividades más importantes que organizó la ACL durante su mandato fue el Coloquio Internacional de Academias de la Lengua del 2013, en el nonagésimo aniversario de la ACL, fundada en 1922. A esa actividad asistieron diez presidentes de academias.

Asimismo, Estrella Cartín elogió al grupo Amigos de la Academia: “Son mujeres y hombres amantes de la cultura y dispuestos a patrocinar nuestra institución. Sin ellos no hubiéramos podido llevar a cabo diversas actividades con nuestro exiguo presupuesto”.

“Con el patrocinio de nuestros Amigos, la Academia presentó ante el público al escritor cubano Leonardo Padura, ganador del Premio Princesa de Asturias por su novela El hombre que amaba a los perros ”.

El logro quizá más importante de la ACL durante su presidencia fue, según dijo, haber conseguido una sede propia en el edificio del Antiguo Banco Anglo en la Avenida Central de San José.

Cartín destacó que, gracias a las gestiones de muchos miembros de la ACL, la entonces presidenta Laura Chinchilla aplicó un decreto firmado por Abel Pacheco en el 2003. Esta norma materializó un convenio multinacional suscrito en 1960, mediante el cual cada gobierno de habla española se comprometió a dar una subvención y una sede a su Academia. “Desde el año 2011 estamos instalados en nuestra propia sede”, indicó.

Intensa actividad. Cartín recordó que los objetivos de la ACL son impulsar el cultivo del idioma nacional; fomentar la lectura y la crítica de obras literarias, filológicas, científicas y de cultura general, y crear conciencia de la importancia de la lengua en la vida de los seres humanos.

Añadió que miembros de la ACL se desplazan a colegios y ciudades para dictar conferencias. “Por ejemplo, hace poco, con el apoyo de la Universidad Nacional, visitamos Pérez Zeledón, donde interactuamos con una entusiasta comunidad”.

En el ámbito exterior, la ACL ha participado en aniversarios de diversas academias, como la guatemalteca y la chilena, y ha acudido a presentaciones de libros organizados por la Real Academia en España, México, Panamá y Puerto Rico.

A actividades de la ACL han acudido tres directores de la Real Academia Española: Víctor García de la Concha, José Manuel Blecua y Darío Villanueva. Por gestiones de la ACL, a Costa Rica vinieron Ignacio Bosque, ponente de la Nueva gramática de la lengua española, y Salvador Gutiérrez, ponente de la Nueva ortografía. El anterior secretario de la Asociación de Academias de la Lengua, Humberto López Morales, nos visitó en tres ocasiones.

¿A qué dedicará su tiempo la presidenta honoraria? “Soy miembro de número de la Academia y seguiré colaborando como lo he hecho siempre. Aristóteles decía que ‘la vida es acción’, y Gregorio Marañón afirmaba que ‘descansar es empezar a morir’. He llevado siempre una vida muy activa y desearía seguir llevándola hasta que Dios me lo permita”, respondió.