El texto del israelí Ilan Hatsor estrena en Costa Rica, dirigido por su propio dramaturgo

Por: Natalia Díaz Zeledón 31 marzo
Michael Dionisio Morales (izquierda), Rodrigo Durán (sentado) y Manuel Martín en 'Hermanos de sangre'.
Michael Dionisio Morales (izquierda), Rodrigo Durán (sentado) y Manuel Martín en 'Hermanos de sangre'.

Rodeados de otras guerras, un trío de hermanos pelea. En Hermanos de sangre, el conflicto entre Israel y Palestina se asoma entre las tensiones que separan a Naim (interpretado por Manuel Martín), Haled (Michael Dionisio Morales) y su hermano mayor Daoud (Rodrigo Durán).

El Teatro Espressivo estrenará una versión en español de la obra esta noche, a las 8 p. m. La temporada se extenderá hasta el 21 de mayo con funciones de viernes y sábados con ese horario, y los domingos a las 6 p. m. Las entradas tienen un costo de ¢8.000 general y ¢10.000 vip.

El montaje del Espressivo está dirigido por el dramaturgo de la obra, el israelí Ilan Hatsor.

El texto ha sido montado en más de 100 ocasiones desde su estreno en Israel. Una versión fuera de Broadway en Nueva York recibió en el 2007 muy buenas críticas. Esta es la primera vez que Hatsor dirige una versión en español de la obra.

"A la obra no le he cambiado una sola palabra desde que la escribí", afirmó Hatsor. Hatsor estrenó su texto a principios de los años 90, durante la ebullición del conflicto político entre Israel y Palestina.

La lucha palestina contra la ocupación israelí de su país –La Primera Intifada– contiene la historia de la crisis del trío de hermanos en la que Naim y Haled, miembros de la resistencia palestina, resienten la traición de su hermano mayor como colaborador de los israelíes.

"La obra es fácil de entender sin importar el contexto: las relaciones de amor y de hermandad son algo que nos atañen a todos", detalló Morales sobre el contenido de la obra. "Haled es un personaje de los que uno como actor le lleguen a la carrera porque tiene muchas aristas: es complejo, tiene una capacidad de amor increíble y está enmarcado en una circunstancia en lo que lleva a actuar de maneras no convencionales".

"La situación política ha pasado por muchos cambios pero la obra no lidia con ese conflicto", explicó Hatsor. "Lidia con una familia y unos hermanos (...). Por eso es la que la obra es relevante y, ojalá, se mantenga así".