Escoja a gusto y con paciencia su próximo libro favorito. Entre best sellers, literatura clásica e independiente, siempre hay algo para cada lector

Por: Natalia Díaz Zeledón 23 septiembre, 2015
Casi 24.000 visitantes asistieron hasta el lunes a la Feria del Libro. Gabriela Téllez.
Casi 24.000 visitantes asistieron hasta el lunes a la Feria del Libro. Gabriela Téllez.

El primer paso para sacarle el jugo a la XVI Feria Internacional del Libro es ser un comprador inteligente y con paciencia.

El verdadero secreto es lo segundo, porque toma tiempo y concentración sopesar la gran oferta literaria que concentra la antigua Aduana en su nave de ladrillo y en el primer piso de Casa del Cuño.

Si usted busca ofertas, este es el mejor momento del año para comprar el libro que alguna vez vio y tuvo que rechazar por razones monetarias.

Para quienes saben de antemano cuál es ese título, tanto la Librería Internacional como la Librería Lehmann tienen 20% de descuento en toda su mercadería (con pequeñas excepciones: la música de la Lehmann tiene 10%; la Internacional no puso en descuento sus DVD).

En estas dos librerías se concentran los libros más populares. Hay estantes dedicados a los best sellers (como lo más nuevo de la saga Millenium del sueco David Lagercrantz o la cuarta entrega de la serie erótica de Cincuenta sombras de Grey ); los clásicos que no pasan de moda y, también, a tendencias como los libros de colorear para adultos, o arteterapia .

Para los lectores más meticulosos, estas librerías también tienen estantes especiales.

La Lehmann, por ejemplo, tiene un puesto exclusivo para la editorial del Fondo de Cultura Económica. Ahí puede encontrar colecciones académicas dedicadas a la política, economía, cultura y filosofía.

Por su parte, la Internacional dedicó un pasillo a sus editoriales más exclusivas: Anagrama, Alianza Editorial, Cátedra, Acantilado, entre otras.

De ellas, quien alberga las más gratas sorpresas es Acantilado: hay traducciones de grandes joyas literarias del centro y este de Europa (como una selección amplia de la obra del autor austríaco Stefan Zweig, famoso por su literatura de la posguerra) y también escritores asiáticos.

Lo centroamericano. Como invitados especiales de la Feria del Libro, los países centroamericanos ocupan el centro de la Antigua Aduana.

Nicaragua, El Salvador, Guatemala y Honduras tienen, cada uno, su propio puesto. Se pueden encontrar letras de varios de los autores invitados a foros y presentaciones de libros, como los nicaragüenses Gioconda Belli, Ernesto Cardenal y Sergio Ramírez; y el hondureño Julio Escoto.

Las ventas de libros usados ofrecen excelentes ofertas. Gabriela Téllez.
Las ventas de libros usados ofrecen excelentes ofertas. Gabriela Téllez.

Sin embargo, si uno quiere escoger a placer letra latinoamericana es mejor caminar unos cuantos metros a la editorial costarricense Uruk , quienes, para esta ocasión, ofrecen una sólida antología de poesía de Cardenal, Seguir viaje , y su propia edición de la novela de Escoto de 1992 El general Morazán marcha a batallar desde la muerte .

Las sorpresas. En la nave de ladrillo se encuentran con facilidad gratas sorpresas: para niños, la editorial infantil tica La Jirafa y Yo tiene libros con ilustraciones de alta calidad y entrañables historias.

Para niños más grandes, la librería Scriptorivm tiene también literatura ilustrada de la editorial Libros del Zorro Rojo: cuentan con ediciones detalladas de libros clásicos de Edgar Allan Poe y George Orwell, y también con el libro póstumo de Julio Cortázar, La puñalada/El tango de vuelta .

Para el lector acérrimo, sin embargo, lo más valioso está en el otro edificio, en Casa del Cuño.

Si usted busca ediciones viejas, libros artesanales y literatura independiente, ahí se ha instalado lo más interesante del país.

Hay puestos para editoriales como Germinal, Lanzallamas y Espiral. Todas tienen libros de autores ticos recién sacados de la imprenta en estas semanas.

Otras rarezas las ofrecen los artesanos de Ambigú. Sus piezas encuadernadas a mano contienen versos íntimos, acompañados de hermosas fotografías.

Los libros de autores difíciles de encontrar se pueden buscar con gusto en los estantes de Libros Duluoz o la Librería Andante. Además, sus encargados se prestan para platicar y brindar información sobre sus catálogos.

También, para los más pacientes, los tesoros están en los libros usados de Libro Azul, Expo-10 , Goodlight Booky Libros Leteo.

En una tarde productiva, una hora dedicada a buscar entre las páginas viejas y encuadernados de antaño puede resultar en salir de la Aduana con el su próximo libro favorito y, con buena suerte, en menos de ¢3.000.

¿Dónde buscar literatura académica?

El Fondo de Cultura Económica tiene su propio puesto con descuentos en literatura de ciencias sociales. La Editorial Costa Rica y las editoriales universitarias ofrecen paquetes con precios que varían dependiendo del autor y obra. Expolibros tiene literatura jurídica y filosófica.

¿Dónde están los descuentos? Hay descuentos de 20% en toda la literatura de las librerías Lehmann e Internacional. A sus compradores, la Internacional entrega tiquetes de descuento para canjear en sus sucursales. Por otro lado, los estantes de libros usados de Casa del Cuño ofrecen libros por menos de ¢5.000.