Gran pérdida Alonso fue uno de los creadores de la metodología para la enseñanza del ballet clásico en la isla cubana

 29 julio, 2013

La Habana AFP El exbailarín cubano Fernando Alonso, fundador del Ballet Nacional de Cuba junto con la leyenda de la danza Alicia Alonso, falleció el sábado en La Habana a los 98 años, informó la televisión local, sin precisar las causas de su deceso.

Fernando Alonso, Premio Nacional de Danza, “trascendió en el mundo y en la historia del arte por ser fundador, junto a su hermano Alberto (fallecido en 2008 en Estados Unidos) y Alicia Alonso del Ballet Nacional de Cuba en 1948”, dijo la televisión al dar a conocer la noticia de la muerte del “maestro de generaciones de bailarines cubanos y extranjeros”.

El cuerpo de Fernando Alonso fue velado desde la noche del sábado pasado y hasta la tarde del domingo en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba. | ARCHIVO
El cuerpo de Fernando Alonso fue velado desde la noche del sábado pasado y hasta la tarde del domingo en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba. | ARCHIVO

Destacó que “otro de sus méritos indiscutibles” fue haber sido el “creador de la metodología para la enseñanza del ballet clásico” en la isla, o lo que se conoce internacionalmente “como la Escuela Cubana de Ballet”.

Gran trayectoria Nacido en La Habana el 27 de diciembre de 1914, Fernando comenzó en el ballet en 1935 en la Escuela de la Sociedad Pro Arte Musical de La Habana, donde también hizo su debut un año después con el ballet Claro de Luna, junto a Alicia, con quien se casó en 1937 en Nueva York.

Al igual que Alicia, de 92 años, Fernando depuró su técnica en academias de ballet de Estados Unidos bajo la guía de bailarines rusos como Mijail Mordkin y George Balanchine, e integró las compañías American Ballet Caravan y Ballet Theater of New York (hoy American Ballet Theatre).

Su última presentación como bailarín la realizó en la Universidad de La Habana en 1956, y desde entonces se consagró a la enseñanza del ballet prácticamente hasta su muerte. Impartió clases en Rusia, Francia, Bélgica, Bulgaria, Canadá, Estados Unidos, México y Colombia.

“Si volviera a nacer me gustaría volver a hacer exactamente lo mismo que he hecho hasta ahora, naturalmente con algunos arreglitos”, dijo una vez Fernando, quien sostenía que el ballet “recogía la música y el ejercicio físico , sus dos pasiones”.

En el año 2000 fue galardonado con el Premio Nacional de la Danza en Cuba y, recibió en 2008 en el teatro Bolshói de Moscú el premio “Benois de la dance”, considerado el Óscar de la danza.

El cadáver de Fernando Alonso fue velado desde la noche de este sábado hasta la tarde del domingo en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional de Cuba, y su sepelio se dio el domingo en el cementerio de Colón, en La Habana.

Etiquetado como: