Absurdo. El Teatro Espressivo ofrecerá, a partir de este jueves 18, el montaje acerca de un caso policiaco narrado desde una óptica retorcida y cómica

Por: Natalia Díaz Zeledón 16 junio, 2015
El absurdo. Los personajes se enfrentarán el miedo, la oposición del poder y una serie de crímenes. Esteban Chinchilla para LN.
El absurdo. Los personajes se enfrentarán el miedo, la oposición del poder y una serie de crímenes. Esteban Chinchilla para LN.

El teatro del rumano Eugène Ionesco toma prestado el lenguaje para exponerlo en su desnuda ridiculez: en la construcción de un sólido eufemismo, en la redundancia de las palabras y el riesgo de la incomunicación humana.

Ionesco es — junto al irlandés Samuel Beckett —, el progenitor del teatro del absurdo. Sus textos explotan los detalles negros de la naturaleza humana, la incertidumbre de la existencia y el áspero humor negro de la sátira.

El texto, El asesino sin gajes , fue la pieza que eligió el Teatro Espressivo para el nuevo montaje en su sala (en Pinares de Curridabat), el cual se estrenará este jueves 18 de junio bajo la dirección de María Bonilla, encargada también de traducir el texto e interpretar a uno de los nueve personajes sobre el escenario.

La razón para trabajar esta obra es precisamente el riesgo: el teatro buscaba a un autor que hubiese creado una ruptura en el teatro tradicional y lo encontró en Ionesco, explicó la directora.

Asesino , título de la nueva propuesta en escena, es el resultado de un trabajo de traducción y de compresión, pues en el original su autor explotó el lenguaje hasta las últimas consecuencias.

“En la traducción del texto, se hizo una adaptación que no es ni de época ni de lugar geográfico, sino de hacer un texto más cercano desde el punto de vista retórico”, explicó Bonilla.

A su juicio, lo más valioso que tiene la obra es su versatilidad de género: la historia es sobre un héroe poco tradicional, Bérenger (interpretado por Jean Pierre Martén), que se enamora de un proyecto residencial ubicado en un pueblo, en el cual transcurren atroces asesinatos sin que nadie los resuelva.

El drama de la intriga policiaca se mezcla con la sátira, la crítica con humor y las aproximaciones estéticas al absurdo proclamado por Ionesco.

Bonilla destaca que, en la estética de la obra, experimentan gráficamente con ese absurdo: el uso de utilería surrealista (como relojes o pistolas derretidas), proyecciones audiovisuales y caracterizaciones exageradas y grotescas, especificadas por el autor.

Queda claro que Ionesco no perdió oportunidad de jugar con su humor incluso en los detalles y este montaje del Espressivo pretende recordarlo.

Un mes negro El humor cínico de Asesino estará en el Teatro Espressivo, de Pinares de Curridabat, desde el 18 de junio y hasta el 24 de julio. Las funciones serán viernes y sábado, a las 8 p. m., y los domingos, a las 6 p. m., con entradas desde los ¢7.500.