Un amplio panorama. Al grupo de Teatro Pluie le interesan las ficciones, el estudio de la disolución del sujeto y de la fragmentación del yo

 22 marzo, 2015
Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

El jurado concede, por unanimidad, el Premio Áncora en Teatro para la “mejor obra presentada” a la puesta en escena titulada Tiempo inoportuno, dirigida por Liubov Otto, con la dramaturgia de Liubov Otto y Álvaro José Martínez Cortés. La obra fue presentada en el Teatro Universitario en octubre y noviembre del 2013 y fue una coproducción del Teatro Pluie y el Teatro Universitario.

El jurado se decantó por Tiempo inoportuno por la coherencia del guion; por el trabajo actoral; por la escenografía, el vestuario y la música; por las luces, el ritmo de la representación y el aprovechamiento del espacio escénico.

Se valoraron también la complejidad y el desafío escénico implícitos en el montaje de una obra difícil, que trata de recrear lo que sucede en la psique del personaje Ella ante la “umbralidad” de su muerte, como conflictos, sueños, emociones, impotencia y sensación de vacío.

El jurado consideró el alto nivel de profesionalismo, que exigió una base investigativa profunda, la integración de otras artes y una intensa actividad física de un elenco numeroso.

Se apreció la utilización de la danza aérea con posiciones difíciles desde una estructura de bambú.

Fueron valorados el cuidado puesto en las telas, la confección y los tonos del vestuario; la selección de la música grabada y la ejecutada en vivo, y la forma de las estructuras.

El jurado ponderó la contribución del grupo a la renovación de las artes escénicas costarricenses a partir de un texto­guion muy original; la utilización de lenguajes escénicos novedosos; un alto nivel de rendimiento del elenco y del personal de apoyo, y una conducción acertada.

Fue notable la audacia de la directora y su personal de apoyo por ofrecer una puesta en escena inusual y riesgosa, de gran complejidad y alto costo, en un medio poco habituado a este tipo de espectáculos.

Por último, en la creación Tiempo inoportuno, se apreció el respeto al espectador y a su capacidad de respuesta al proponerle un producto que le exigía su participación y su integración física y emocional.

Autora del fallo: Olga Marta Mesén.