30 marzo, 2014

Nueva York. EFE. Después de 17 años de colosal éxito de crítica y público, El Rey León sigue con su trono bien asentado en Broadway, pero a partir del 1.° de abril tendrá un nuevo elemento ibérico, pues Esteban Oliver será Zazú, el pájaro mayordomo real al que se le escaparán algunas palabras en español.

Thomas Schumacher, presidente de Disney Theatrical, llamó al actor. “Schumacher había hablado con Julie Taymor (la directora del espectáculo y primera mujer en ganar el Tony en esta categoría), y me dijo: “Queremos que vengas a Nueva York”, explica todavía bajo los efectos de la sorpresa.

Dicho y hecho. Oliver, quien también actuó en La Bella y la Bestia y El fantasma de la ópera en España, ya está en la Gran Manzana, preparado para debutar en Broadway y subirse al escenario del Minskoff Theatre y aportar su personalidad a Zazú.

Talentoso. El español Esteban Oliver como Zazú, en una escena de El Rey León de Broadway, Nueva York. EFE
Talentoso. El español Esteban Oliver como Zazú, en una escena de El Rey León de Broadway, Nueva York. EFE

“Llevo dos semanas de ensayo en las que he estado trabajando con Taymor perfilando lo que va a ser este nuevo personaje, ese fresh air que vamos a dar Zazú. Un aire muy español. Va estar muy presente nuestro idioma español también y vamos a jugar con esa gracia que él tiene”, asegura. Por supuesto, también está trabajando en el inglés.

En las tablas. Oliver, declarado fan de los musicales, había visto la película de Disney y también había acudido a la versión de Londres de este espectáculo, que luego interpretó en Madrid, y que se ha convertido en uno de los fenómenos teatrales de todos los tiempos.

“Vine a Nueva York, pero ya no quedaban entradas”, asegura, y no puede más que deshacerse en elogios ante un montaje que, pese a su impecable y milimétrico funcionamiento, es para él nuevo cada vez que se sube el telón y suenan los primeros acordes de la legendaria The Circle of Life , compuesta por Elton John y Tim Rice, con música de Hans Zimmer.

Oliver, quien no oculta su emoción por el reto de estar en la capital del teatro musical, insiste en que cree que España no debe tener complejo de inferioridad.