Por: Alonso Mata Blanco 13 noviembre, 2014

La sexualidad en las relaciones de pareja es el tema central de la obra de teatro El ornitorrinco .

El montaje está a cargo del grupo Arketipo y empezó temporada ayer en el teatro Laurence Olivier (barrio Don Bosco).

Leonardo Sandoval, Jahel Palmero y Momo Martín. La Tropa films para LN
Leonardo Sandoval, Jahel Palmero y Momo Martín. La Tropa films para LN

Se trata de una comedia escrita por el mexicano Humberto Robles, la cual se ha presentado en México, Argentina y Uruguay, entre otros países.

La obra aborda, al calor de las sábanas y sin desenfado, temas como la monogamia, el poliamor, la infidelidad y la bisexualidad.

Para ello, relata la historia de Ana y Paco, quienes tienen una relación desde hace cinco años y se plantean la posibilidad de experimentar en el campo sexual, lo que hace que redescubran sus pasiones y se cuestionan el afecto que tiene el uno por el otro.

Mientras esto ocurre, David –el mejor amigo de Paco– entra a escena para complicarlo o resolverlo todo.

“Queremos que Ana, Paco y David nos desnuden sus temores y luchen por encontrarle sentido tanto a las pulsiones de sus cuerpos, como a la contundencia de sus emociones.

”No será nada fácil para ellos. Nos harán reír y nos harán cuestionarnos”, resalta un comunicado de prensa de Arketipo.

Montaje. El ornitorrinco es un espectáculo intimista, el espacio escénico es sencillo, con los elementos mínimos necesarios para darle un contexto a la historia e insinuar ese lugar privado en donde ocurren los encuentros de los personajes.

Los actores Manuel Momo Martín, Leonardo Sandoval y Jahel Palmero son quienes les dan vida a Paco, David y a Ana, respectivamente. La dirección está en manos de Pablo Morales.

La banda sonora del espectáculo es del compositor costarricense Bernal Villegas y está conformada de piezas acústicas, cargadas de sensualidad y poesía.

El telón se abrirá todo los miércoles y jueves a las 8 p. m., hasta el 18 de diciembre. La entrada tiene un costo de ¢7.000.

En la puesta en escena hay desnudez parcial y lenguaje adulto, por lo que no se considera apta para menores de edad. Además, una vez iniciada la función no se permite que nadie abandone la sala, excepto en casos de emergencia.