Celebración. La Compañía Folclórica Curubandá conmemora 15 años de trabajar la aparente sencillez del baile típico con la complejidad artística de la danza

Por: Natalia Díaz Zeledón 30 mayo, 2015

Innovar en una disciplina que parece inflexible es complicado: requiere dedicación para investigar, audacia para experimentar y, sobre todo, tiempo suficiente para cosechar los frutos.

En sus 15 años, la Compañía Folclórica Curubandá ha trabajado para producir un espectáculo de homenaje. Este fin de semana, su espectáculo A la luz de los fogones condensará extractos de su historia coreográfica, en dos funciones en el Teatro Popular Melico Salazar,

Curubandá estrenará además un montaje compuesto por el músico e investigador cultural Dionisio Cabal . Esta obra describe a través de danza, interpretación y música, el perfil de valores que componen la identidad tradicional costarricense.

Marchesi Alfaro, una de las bailarinas fundadoras y coordinadora de la difusión del grupo, explicó que incluye la representación de la alegría, honradez, la solidaridad y el amor romántico, por medio de diversos géneros folclóricos, como el tambito, la parrandera, el baile indígena del Sorbón y el bolero.

Para la ocasión, contará con 98 artistas en el escenario, entre ellos músicos y bailarines.

Experimentar. Alfaro detalló que desde su formación en el año 2000, Curubandá se ha esforzado por integrar a los pasos tradicionales del baile folclórico, conocimientos ajenos a su disciplina; por ejemplo, la narrativa del teatro y el trabajo físico de la danza contemporánea.

“El folclor en Costa Rica no es muy estructurado, tenemos cosas muy básicas. Nosotros tratamos que la investigación sea más importante; respetamos los pasos y faldeos, pero le hemos ido integrando bailes de otras áreas, como el contemporáneo”, explicó.

Por esta razón, A la luz de los fogones contará con la participación de colaboradores de distintas áreas que han aportado su conocimiento a la formación de los bailarines de Curubandá.

Alfaro menciona, entre estos profesionales, al coreógrafo Humberto Canessa (antiguo director de la Compañía Nacional de Danza), quien los ha instruido en temas de comunicación corporal, especialmente en el uso de las manos, y a Claudio Taylor , quien ha experimentado en su carrera con danza contemporánea y los estilos caribeños.