Reconocimiento para Andrey Araya y Damián Herrera por sus crónicas

Por: Andrea Solano B. 18 junio, 2014

Las vivencias de un adolescente con síndrome de Asperger, una mejenga protagonizada por niños y versos que hablan sobre la pérdida son las sendas temáticas que recorren las tres obras ganadoras de los certámenes literarios de la Editorial Costa Rica (ECR) 2014.

La edición de este año premió a tres jóvenes autores.

Con su obra Adrián Blues , Andrey Araya Rojas ganó la categoría Joven Creación –dirigida a escritores de entre 18 y 35 años– y que este año se centró en el género crónica. Damián Herrera González fue designado primer finalista de ese mismo galardón por Primer tiempo . Por su parte, la creación Cuando fuimos inocentes, de Jonatan Lépiz Vega, le llevó a acreditarse el premio Eunice Odio en poesía.

Mundos ajenos. La obra ganadora del Joven Creación acerca al lector a una realidad poco conocida. “ Adrián Blues es la historia real de un adolescente con síndrome de Asperger y sus infructuosos esfuerzos por conquistar a una compañera del colegio. Para cualquiera de nosotros, esta experiencia no tiene nada inusual. Sin embargo, para alguien con Asperger, el cortejo es una tarea titánica, dada su dificultad para socializar con las demás personas”, declaró Araya.

El autor explicó que se vale de este relato “para mostrar cómo vive un Asperger, cuáles son sus temores, sus deseos, sus crisis emocionales y las dificultades que afronta para relacionarse con las personas de su entorno, incluso con su propia familia”.

El texto también plantea una denuncia contra una sociedad excluyente “pues relega a los que son diferentes, a los que se consideran raros o excéntricos”, dijo Araya.

(De izq. a der.) Andrey Araya, Damián Herrera y Jonatan Lépiz Vega fueron los ganadores de los certámenes literarios de la Editorial Costa Rica. Dos de ellos (Araya y Herrera) escribieron crónicas y Lépiz poesía. | ECR PARA LN
(De izq. a der.) Andrey Araya, Damián Herrera y Jonatan Lépiz Vega fueron los ganadores de los certámenes literarios de la Editorial Costa Rica. Dos de ellos (Araya y Herrera) escribieron crónicas y Lépiz poesía. | ECR PARA LN

Los dos miembros del jurado, Ernesto Rivera y Froilán Escobar, destacaron en esta crónica “profundidad periodística, el manejo del narrador en segunda persona, el buen uso de los recursos estructurales y un lenguaje rico y apropiado”.

El premio Joven Creación también destaca a un primer finalista y, en esta edición fue un texto sobre fútbol el que se llevó las palmas.

Primer Tiempo trata de una mejenga de plaza entre niños; es una crónica testimonial que narra los sucesos del partido y muestra lo que significa para esos pequeños jugar bola. Es narrada como un recuerdo pero en forma lineal por un testigo”, comentó Herrera. 

La integrante del jurado María Montero se inclinó por esa obra porque “se revela la voz de un autor”. “Con una propuesta estilística muy clara y efectiva, Primer tiempo construye un relato en el que se describen relaciones de poder, marginación y violencia. Este texto es un ejercicio complejo y bien logrado de estructura, riqueza literaria e imaginación”, dice el acta.

Versos íntimos. Los poemas de Cuando fuimos inocentes fueron concebidos como los “tras bastidores” de una novela que Jonatan Lépiz nunca escribió.

El escritor guardó todo ese material, lo volvió a trabajar y lo pulió hasta convertirlo en la obra que le valió el premio Eunice Odio.

Lépiz –director del sello Ediciones Espiral– reveló que el hilo conductor es la pérdida. “Más allá del engorroso y trillado tema amoroso, es la pérdida como fuerza consustancial a nuestra naturaleza de seres vivos”.

Esta obra resultó seleccionada entre 95 propuestas.

“La búsqueda de la muerte, aunque sea de manera inconsciente, el tiempo que pasa, la música que dejamos de escuchar, la ropa que ya no nos va con los años, los sueños, la sensación de no encontrar un centro en ningún sitio y la búsqueda del mismo son temas que intenté plasmar en el libro”, dijo.

Él publicó ya dos libros : Batallar contra la noche ( ECR, 2007) y El humo de las cosas (EUNED, 2014).