De Harold Pinter Leonardo Perucci dirige la pieza del Premio Nobel, una indagación en la duda, la mentira y la ausencia de comunicación

Por: Fernando Chaves Espinach 27 agosto, 2014
Dos. Arturo Campos y Luis Carlos Vásquez protagonizan La colección . Fotografía de Víctor Vega, cortesía de Compañía Nacional de Teatro para La Nación.
Dos. Arturo Campos y Luis Carlos Vásquez protagonizan La colección . Fotografía de Víctor Vega, cortesía de Compañía Nacional de Teatro para La Nación.

Como la verdad no es siempre la que queremos escuchar, nos quedamos con lo agradable. La colección , de Harold Pinter, llega a escena este jueves con una mirada a las mentiras que tejemos en nuestras relaciones con otros.

Leonardo Perucci dirige esta producción de Teatro Estudio en el Teatro 1887, propuesta ganadora del concurso Escena Viva. Protagonizan la obra dos parejas: la interpretada por Tatiana Zamora y Bernardo Barquero, y a la que dan vida Luis Carlos Vásquez y Arturo Campos.

“En la obra hay un juego que comienza con la confesión de una esposa a su marido de una aventura que pudo haber tenido. También vemos a una pareja gay del mundo de la moda, afectada por el enredo que echa andar la mujer”, describe Perucci.

Como es usual en el teatro de Pinter, lo que ocultan las apariencias es la sustancia del drama. “La obra no es lo que estamos contando, sino la que viven por dentro los personajes”, dice Campos.

Sin decir todo claramente, los personajes se atacan, se destruyen y se exigen verdades que no quieren oír. “No hay gritos ni tonos bajos, sino que todo se mueve en tonos medios, como son las relaciones humanas”, dice Perucci. Para los actores, el reto estará en comunicar esa dualidad tan secreta.

“Lo más importante de esto es que el público vaya descubriendo con los actores las diferentes etapas que va desarrollando la obra. Pinter maneja muy bien el lenguaje. Es un maestro de situaciones que si bien es cierto pareciera que no, son reales, extremas, aunque no se manifiestan en acciones extremas en el escenario”, dice el director. ”Es un reto, principalmente porque los personajes de Pinter siempre son muy complejos, y nunca terminás de entender bien por qué hacen las cosas”, añade Campos.

Las funciones serán de jueves a sábado, a las 8 p. m., y domingos a las 7 p. m. Las entradas valen ¢4.000 en general y ¢2.000 para estudiantes y ciudadanos de oro.