El espectáculo sigue teniendo buena demanda y presenta cambios en las coreografías

Por: Marta Ávila 15 diciembre, 2015
Oportunidad. Cada año se presentan nuevos elenco que asumen papeles protagónicos. Melissa Fernández.
Oportunidad. Cada año se presentan nuevos elenco que asumen papeles protagónicos. Melissa Fernández.

Al observar de nuevo la producción nacional de El Cascanueces , que congrega estudiantes y profesionales de cuatro instituciones estatales y 36 academias privadas, se puede afirmar que esta es una de las actividades más importantes de ballet en Costa Rica.

Este montaje le ha permitido a varias generaciones de bailarines tener sus experiencias en el principal teatro costarricense y, cada año, crecer al enfrentar nuevos papeles de la puesta en escena.

Dirigido por las maestras Patricia Carreras y María Amalia Pendones, con la asesoría de Wes Chapman desde el año 2008, nos han ofrecido un espectáculo inspirado en la versión de V. Vainonen, con la partitura de Pyotr I. Tchaikovsky, y el argumento del cuento de E. T.A. Hoffmann, del cual salen los principales personajes.

En el montaje se notó cambios en las coreografías y mayor limpieza en la ejecución de los grupales. Destaca la escena de los ratones en el primer acto, donde los varones logran buena sincronía y vivacidad, liderados por Heriberto Calderón como el rey. Lo mismo que en las escenas de los copos de nieve, las hadas y las flores.

Otro aspecto que merece mencionarse es que todos los papeles femeninos son asumidos por bailarinas costarricenses, acompañadas por solistas internacionales; en esta oportunidad son Steven Meléndez, Jan Fousek, Kirill Safín y Michal Stipa.

En este acto a Kirill Safin lo vimos en la breve pero fuerte escena como el moro, demostrando mucha fuerza y limpieza técnica. La escena de la reina de las nieves la asumió Arianne Dietrich con solvencia interpretativa.

Para el segundo acto, Clara fue encarnada por Mariana Palazuelos, quien se acopló bien a Jan Fousek en su papel del Príncipe Cascanueces, cumpliendo ambos a cabalidad con las demandas de los personajes.

Como el hada de azúcar, Lucía Passuello estuvo acompañada por Steven Meléndez, quien goza de una excelente cualidad de movimiento en sus saltos y caídas.

La reina de las flores fue Kristiane Feoli, que en este nuevo rol demuestra otras cualidades como bailarina, especialmente mayor plasticidad expresiva.

En las otras escenas, para la danza china, Lucía Baltodano se ganó buenos aplausos por sus brillantes movimientos al lado de Kirill Safín; lo mismo lograron Andrés Ávila, Christopher Díaz en la danza rusa con la dinámicas combinaciones de movimientos periféricos. Por su parte, María José León y Michal Stípa asumieron el dúo principal de la danza árabe con buena presencia y limpieza en los alzados.

Para la escena final, todos los personajes lograron sincronía y evidenciaron que muchos años de trabajo permiten recoger buenos frutos artísticos. Es de esperar que los niños que hacen sus primeras escenas en los payasitos o ángeles en varios años, los podamos ver asumiendo papeles y personajes más complejos, con mejor nivel técnico para que el ballet en Costa Rica sea un referente internacional.

Ficha artística de El Cascanueces

Dirección y coreografía: Patricia Carreras y María Amalia Pendones

Solistas: Mariana Palazuelos, Arianne Dietrich, Lucía Passuello, Kristiane Feoli, Lucía Baltodano, María José León, Jan Fousek, Kirill Safin, Steven Meléndez, Michal Stípa, Andrés Ávila, Heriberto Calderón, Kevin Arce, Christopher Díaz

Fecha: miércoles 9 de diciembre de 2015, 8.00 p. m.

Lugar: Teatro Nacional