24 años después de su última edición, el Museo de Arte Costarricense relanza el Salón Nacional de Artes Visuales. Más de 240 obras se sometieron a ojos del jurado y estas son las seleccionadas

Por: Natalia Díaz Zeledón 23 marzo
Después de 24 años, el Museo de Arte Costarricense exhibe la nueva selección de obras del Salón Nacional de Artes Visuales. Foto: Graciela Solís.
Después de 24 años, el Museo de Arte Costarricense exhibe la nueva selección de obras del Salón Nacional de Artes Visuales. Foto: Graciela Solís.

La noche del jueves, el Museo de Arte Costarricense (MAC) anunció a los tres ganadores del certamen Salón Nacional de Artes Visuales 2017, un concurso nacional que la institución retomó tras 24 años de ausencia.

En la categoría bidimensional se premió a la artista Sara Mata por su fotografía digital en Trópico para llevar .

Durante la ceremonia, la curadora del MAC, María José Chavarría, leyó él acta del jurado de las obras ganadoras.

Sobre la obra de Mata, los tres jurados determinaron: “la obra es una propuesta que procura repensar la tradición paisajista costarricense. Al hablar del paisaje como parte de la cultural del delivery , la artista sugiere cómo se aligera el peso de la naturaleza como realidad circundante, marcada por los peligros de los abusos de los recursos”.

“Mi pregunta siempre es cómo se relacionan estos espacios físicos con la manera en que los representamos o cómo pensamos estos lugares a través de la representación”, explicó Mata después de la ceremonia.

En la categoría tridimensional se premió a Luciano Goizueta por su trabajo The American Home –el cual expone una pieza de ensamble pequeña y, a su lado, un gran lienzo en el que el artista pintó un detalle–.

The American Home de Luciano Goizueta posee dos piezas. En la fotografía se encuentra la abstracción de una pieza más pequeña. El detalle de la pintura reúne toma una sección de la pieza pequeña y la magnifica.
The American Home de Luciano Goizueta posee dos piezas. En la fotografía se encuentra la abstracción de una pieza más pequeña. El detalle de la pintura reúne toma una sección de la pieza pequeña y la magnifica.

El jurado explicó en su acta que la “obra posibilita una aproximación a la cotidianidad abrumadora en tiempos contemporáneos (...) en clave de ‘pequeña arqueología de la cotidianidad’, dibuja el intento del artista de transmitir un fragmento de la atmósfera caótica de los estereotipos urbanos y su incidencia en el espacio doméstico”.

“Esta pieza es una especie de continuidad de una serie anterior llamada Microcosmos ”, explicó Goizueta sobre el trabajo premiado. “Es la idea de lo que es pequeño se puede volver abstracto cuando se ve en grande”.

El tercer ganador, por la categoría de otros medios, es Javier Calvo por Águila , una reinterpretación de un monumento nazi ubicado en Tres Ríos de Cartago y construido en 1939.

Águila de Javier Calvo es una pieza de instalación y tallado en la que el artista recreó un monumento nazi ubicado en Tres Ríos de Cartago. Calvo habla de varias metáforas históricas con resonancia en el presente. Entre los temas que reúne la pieza se encuentra un discurso de progreso nacionalista representado por el águila.
Águila de Javier Calvo es una pieza de instalación y tallado en la que el artista recreó un monumento nazi ubicado en Tres Ríos de Cartago. Calvo habla de varias metáforas históricas con resonancia en el presente. Entre los temas que reúne la pieza se encuentra un discurso de progreso nacionalista representado por el águila.

El jurado lo describe como “un proyecto instalativo que da cuenta de la preocupación del artista por indagar y profundizar en la memoria histórica de su país. (...) El resultado es una obra visualmente poderosa, que inquiere en el espectador un esfuerzo por elaborar nuevas apreciaciones y sensaciones sobre lo que se ha otorgado como dato único”.

“Yo vivo cerca de este monumento y me interesó trabajar con la idea porque tiene muchos hilos históricos”, precisó Calvo. “Quise hacer una talla directa en piedra porque, muchos artistas en Salones Nacionales pasados, lo usaron como una forma de reivindicar el indigenismo”.

Por último lugar, el jurado otorgó una mención de honor al artista José Sancho –quien fue ganador de los antiguos Salones Nacionales de Artes Plásticas desde 1978 y hasta 1983–.

“Recomendamos que se haga una revisión de su obra, la cual ha ocupado más de 50 años de producción en el ámbito artístico costarricense”, determinó el acta del jurado.

El jurado estuvo conformado por la curadora e investigadora guatemalteca Rosina Cazali; el historiador de arte francés, Hervé Vanel; y la curadora ecuatoriana Katya Cazar.

Todos los ganadores se encuentran expuestos en una muestra ubicada en las salas principales del MAC (ubicado en La Sabana).

En el concurso participaron 242 propuestas de 155 artistas. La muestra Salón Nacional de Artes Visuales 2017 incluye 38 obras de 27 artistas que utilizan diferentes soportes y técnicas como pintura, escultura, instalación, fotografía, video, performance , arte objeto y, también, técnicas mixtas.

Hace 24 años no se celebraban Salones Nacionales. Las convocatorias entre 1972 y 1993 fueron organizadas por el Ministerio de Cultura y Juventud, la Dirección General de Artes y Letras y la Asociación Nacional de Artes Plásticas.

El nuevo certamen se convertirá en una bienal, organizada y financiada por el MAC.

El jurado dice sobre los ganadores

Categoría bidimensional: Sara Mata

Sara Mata acostumbra tomar fotografías de botánica fuera de su contexto ambiental.
Sara Mata acostumbra tomar fotografías de botánica fuera de su contexto ambiental.

"El jurado considera que la obra es una propuesta que procura repensar la tradición paisajista costarricense. Al hablar del paisaje como parte de la cultural del delivery, la artista sugiere cómo se aligera el peso de la naturaleza como realidad circundante, marcada por los peligros de los abusos de los recursos. En el instante que la obra evade los límites del canon, jugando entre la dialéctica permanente y la sutileza de breves intervenciones no pictóricas, la obra resulta efectiva. Es a partir de ahí donde podría ampliarse, buscando una dislocación más ambiciosa".

Categoría tridimensional: Luciano Goizueta

Luciano Goizueta posa frente al lienzo de The American Home. Foto: Graciela Solís.
Luciano Goizueta posa frente al lienzo de The American Home. Foto: Graciela Solís.

"Esta obra posibilita una aproximación a la cotidianidad abrumadora en tiempos contemporáneos. El artista emplea diversos elementos que, en la ampliación del lenguaje y de su propio imaginario, son llevados a una puesta en escena de los procesos de americanización que nos invaden. De la obra central se desprende un segundo objeto que, en clave de "pequeña arqueología de la cotidianidad", dibuja el intento del artista de transmitir un fragmento de la atmósfera caótica de los estereotipos urbanos y su incidencia en el espacio doméstico. El Jurado considera que este trabajo es de gran potencia y eficacia visual y conceptual".

Categoría otros medios: Javier Calvo

El artista Javier Calvo frente a 'Águila'. Foto: Graciela Solís.
El artista Javier Calvo frente a 'Águila'. Foto: Graciela Solís.

"Esta obra es un proyecto instalativo que da cuenta de la preocupación del artista por indagar y profundizar en la memoria histórica de su país. Principalmente en las narrativas que subyacen en monumentos de apariencia inocente. Lejos de la historia oficial, el proyecto Águila propone nuevos modelos para repensar la historia. Principalmente desde el arte, como lugar con capacidades críticas y reflexivas. En su pesquisa, el artista apunta hacia la importancia de elaborar relecturas de aquello que es considerado como legítimo e inamovible, con una carga crítica y no eufemística. El resutlado es una obra visualmente poderosa, que inquiere en el espectador un esfuerzo por elaborar nuevas apreciaciones y sensaciones sobre lo que se ha otorgado como dato único".

Mención honorífica: José Sancho

José Sancho y sus esculturas 'Tecolote blanco y Sotemeyes'. Foto: Graciela Solís.
José Sancho y sus esculturas 'Tecolote blanco y Sotemeyes'. Foto: Graciela Solís.

"El Jurado reconoce la importancia de otorgar una mención de honor al trabajo y la trayectoria del artista. Recomendamos que se haga una revisión de su obra, la cual ha ocupado más de 50 años de producción en el ámbito artístico costarricense".